DSP DSP

Nuevas iniciativas en el mercado de alimentos entre organizaciones y empresarios locales

A casi un año del inicio de la pandemia, son muchos los restaurantes que han tenido que cerrar sus puertas. Sin embargo, y según lo establece un artículo publicado por The New York Times, otros han visto la oportunidad de enfocarse en la agricultura creando sus propios huertos y creciendo en el concepto farm-to-table. Este es el caso de la agricultura puertorriqueña Crystal Díaz, propietaria y creadora de El Pretexto.

En la comunidad de Cercadillo en Cayey, Puerto Rico se encuentra El Pretexto, un lugar mágico con una vista hermosa de las montañas hasta la costa sur de la isla. Ahí se combinan un sistema integrado de agricultura ecológica con una hospedería estilo “bed & breakfast”, donde se crean diversidad de platos gastronómicos utilizando los productos del huerto y de fincas cercanas. Es ahí donde Crystal crece una variedad de frutas, vegetales y hortalizas, entre otros cultivos.

In the midst of the pandemic, with less movement of guests or diners, Díaz has focused on cultivation and the importance of food sovereignty in Puerto Rico. 

"Growing much of the food we consume and being able to buy fresh food from local producers is more than a privilege, it is a great responsibility. We not only nourish and shape our bodies but also our island's food economy," Díaz told The New York Times.

El trabajo de Díaz fue reseñado en la importante publicación neoyorquina, como parte de The Kitchen Farming Project, una iniciativa que nació en medio de la pandemia, cuando el reconocido chef Dan Barber, propietario del aclamado restaurante Blue Hill en Stone Barns, se dio cuenta de que, si su personal no podía mantenerse ocupado preparando platos para sus comensales debido a la pandemia, al menos podrían pasar sus días aprendiendo a cultivar alimentos. Barber lanzó la iniciativa al asignar a tres de sus cocineros la tarea de cultivar alimentos en un terreno de 12 x 15 pies. Luego envió mensajes a los 50 mejores chefs de todo el mundo, preguntando si sus cocineros de línea también participarían. La respuesta fue rápida y positiva; todos querían a sus cocineros activos, y de repente el proyecto abarcó a cientos de participantes en diversas partes del mundo.

Según Barber, su proyecto es en gran parte simbólico. “No solucionará la crisis que enfrentan todos los restaurantes, los cocineros sin trabajo y los pequeños agricultores. Pero tiene potencial para profundizar y solidificar la relación entre los chefs y los agricultores, y para ofrecer a los chefs conocimientos prácticos sobre la importancia de los cultivos diversificados”.

Sin duda, los chefs participantes de The Kitchen Farming Project, incluyendo a Crystal Díaz, podrían ser los embajadores de una nueva etapa en el movimiento agro “farm-to-table”, provocada por la pandemia.

Foundation for Puerto Rico Logo

Website Cookie Notice

THIS WEBSITE USES COOKIES TO ENSURE YOU GET THE BEST EXPERIENCE ON OUR WEBSITE. ​