Close

by

Un mensaje del Gobernador al Pueblo

por Jon Borschow, Presidente Foundation for Puerto Rico

foto-john-borschow

Les ofrezco mí borrador de un mensaje que me gustaría escuchar del Gobernador al pueblo…

Confieso, que cuando entré en la gobernación pensé que con un mensaje optimista y poco alarmante podíamos responsablemente torear la situación económica – recaudar unas contribuciones adicionales, hacer algunos ajustes en las agencias, pagar un poco más de intereses en los bonos y, eventualmente, la economía se recuperaría. Me tomó por sorpresa qué las agencias fiscalizadoras nos bajaran las calificaciones de nuestros bonos después de mostrar tanta buena fe y disciplina y de cumplir con todas sus recomendaciones. Pero la verdad es que en nuestra Isla llevamos tanto tiempo tapando el cielo con la mano que ya no tenemos suficientes manos para taparlo y la realidad está encima de nosotros. Vamos a tener que enfrentarla con humildad y transparencia al cambiar hábitos, costumbres y creencias muy arraigadas que nos han llevado a esta crisis.

Comencemos con desmentir el concepto de que cada puertorriqueño – empresario, comerciante, obrero, profesional, servidor público o gobernante  –  puede perseguir sus intereses individuales o escuetos sin preguntarse cómo va a crear valor en Puerto Rico. Ya no hay margen para el egocentrismo, para el oportunismo cínico, para reclamar derechos sin importarnos cómo se consiguen y quitarle a otros lo que no nos corresponde, para promover proyectos insostenibles y caprichosos o para proyectar ficciones como la verdad; porque los recursos locales son limitados y se están agotando a pasos agigantados.

Tenemos que transformar nuestra economía con una visión estratégica que crea nuevas oportunidades para todos. Contamos con los recursos de materia, maquinaria y talento necesario. Las posibilidades son muchas, pero tenemos que ponernos de acuerdo en la ruta a seguir, porque sin ella caminaremos todos en distintas direcciones y no llegaremos a ningún lugar.  A continuación les ofrezco una brújula que nos sirve de guía para orientarnos. La dirección estratégica que propongo no fue desarrollada por la perspectiva unilateral de un gobierno, sino por un amplio junte de ciudadanos y organizaciones de carácter multisectorial y multipartidista. Aprovecho mi tribuna como Gobernador para enfatizar la importancia de unirnos en la misma y mi compromiso a respaldarla en lo que al gobierno le corresponde, pero les adelanto que esta propuesta para el desarrollo económico no es solo para el gobierno, sino para TODO Puerto Rico.

Para que nos movamos en una nueva dirección con éxito, tenemos que atraer nuevos ingresos externos a nuestra economía local, creando valor para el mundo. ¿Qué tenemos que ofrecerle al mundo? Mucho, tenemos gente talentosa y educada con experiencia valiosa, buena infraestructura física y tecnológica, un clima maravilloso, una gran belleza natural, una situación geográfica estratégica, accesibilidad aérea y marítima de clase mundial, acceso privilegiado al mercado de los Estados Unidos y una cultura auténtica con múltiples dimensiones artísticas, musicales y gastronómicas y tanto más!

Seamos creativos e innovadores al decidir esta nueva ruta colectiva para asegurarnos que aproveche y nos conecte a nuestras oportunidades con el mundo. Atrevámonos a caminar por donde nunca antes hemos ido y consideremos  las opciones. Escojamos la ruta con cuidado y persigamos las oportunidades unidos, porque el mundo es grande y sus oportunidades están a nuestro alcance si no nos diluimos. Tenemos que lograr que el mundo se enamore de Puerto Rico – para que nos visiten y disfruten la magnífica experiencia, avalen el producto de nuestras empresas de exportación, de servicios, de tecnología y de conocimiento, para que inviertan en nuevas empresas que sirvan al mundo y como un nuevo hogar para todos aquellos que vengan o regresen a crear oportunidades.

Tenemos que reducir nuestra dependencia en las importaciones viéndolas como son, no como motor de desarrollo económico, porque no lo son. Son una necesidad práctica porque hay muchas cosas que no podemos producir localmente. No debemos subsidiar ni a las importaciones ni a los importadores y menos las transnacionales. Es un mito que crean empleos, más bien reducen empleos porque desplazan las empresas locales y mueven el valor añadido fuera de Puerto Rico. Sí, podemos y debemos consumir más productos locales. Tenemos que entender la importancia de esto ya y cambiar hábitos y costumbres para aprender a distinguir al comprar, optando primero por lo nuestro.

Si dejamos a un lado diferencias ideológicas, político-partidistas y de clase y nos comprometemos todos con este gran proyecto de perseguir nuestras oportunidades económicas en el mundo, nos vamos a sorprender de cuan rápidamente las cosas pueden empezar a mejorar. Humildemente comprometo a mi gobierno a echar a un lado el protagonismo y el partidismo y hacer todo lo necesario para que esta transformación se dé. Así mismo, necesitamos que todos los sectores de la sociedad nos comprometamos a trabajar juntos para construir un nuevo Puerto Rico.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  1. Aixa Belville Jul 21, 2015 - 07:29 AM

    You Are right! The governor still has the chance to say it! Hope he will!!

    Reply
  2. Roberto Jul 22, 2015 - 11:53 AM

    Por fin!!!! Alguien con sentido común!!! Usted sería un excelente gobernante!! Gracias.

    Reply