Close

by

Olimpiadas de la Prosperidad

por Jon Borschow, Presidente Foundation for Puerto Rico

“Puerto Rico es un gran destino para el mundo, ya sea para vacacionar, estudiar, vivir, trabajar, invertir o exportar”

Parece como si hubiésemos llegado a las Olimpiadas de la Prosperidad sin saber a qué vinimos. Mientras en algunos países entrenan con bates baratos o practican en pistas llenas de agujeros y en otras partes se arriesgan a que los fanáticos del Estado Islámico los acribillen en las piscinas, nosotros no sabemos si vinimos a jugar pelota, pista y campo o a nadar en estilo de braza.

Nosotros, teniendo equipos de primera amontonados en una esquina, preferimos recostarnos. Entre cervezas bien frías, “jangueamos” y escuchamos música en el último iPhone, lamentamos nuestra mala suerte, el execrable estado, la maldita metrópolis; les echamos la culpa a los acaudalados abusadores y a los pobres perezosos; no podemos hacer nada hasta que nos bajen la luz, suban el IVA, cambie el status, nos den otra 936 o llegue un mesías.

Conocemos todas las respuestas a las preguntas que no vienen al caso, pero no nos ponemos de acuerdo sobre quiénes tenemos que ser para competir en la economía mundial del siglo XXI. Allá afuera, países de nuestro tamaño se preparan para la contienda con la estrategia y disciplina de los mejores equipos olímpicos. Saben en lo que son buenos y concentran sus energías en mejorar más todavía.

En Irlanda, todo el pueblo -hasta los taxistas saben cuál es la oferta del país. Tienen una visión, una estrategia, un plan y lo ejecutan. Resultado: un Producto Nacional Bruto de $200,000 millones y 1.8 millones de empleos.

Singapur, con una octava parte del territorio de Puerto Rico, va por el sexto capítulo de su estrategia de transformación. Resultado: un PNB de $300,000 millones y 3.6 millones de empleos.

En Israel, que vive el ambiente más hostil del mundo y gasta en defensa militar más del doble del presupuesto total del gobierno de Puerto Rico, producen Premios Nobel, patentes a granel y comercializan tecnología que transforma el mundo. Resultado: un PNB de $300,000 millones y 3.6 millones de empleos.

En Puerto Rico, estamos estancados y mirando por el espejo retrovisor. Resultado: un de PNB $70,000 millones y respecto a los empleos, un millón y decreciendo.

Nosotros tenemos que competir en las Olimpiadas de la Prosperidad con estrategia y disciplina. Vamos a empezar por la oportunidad más obvia y la única que nos va a sacar del hoyo en los próximos cinco años. Puerto Rico es un gran destino para el mundo, ya sea para vacacionar, estudiar, vivir, trabajar, invertir o exportar. Somos un destino privilegiado, maravilloso y hasta mágico, en el que los que llegan (sea por casualidad o por desconocimiento) invariablemente tienen una reacción positiva, magníficas experiencias y deseos de regresar para seguir explorando nuestro encanto. Lamentablemente, el 95% del mundo ni siquiera nos conoce; es más, el 99.7% de las 1,200 millones de personas que anualmente viajan fuera de su país, nunca llegan a Puerto Rico. Qué oportunidad.

En la Fundación decimos que “el mundo es grande y cabe en Puerto Rico” y es cierto. Tenemos muchísima capacidad para recibir visitantes; Puerto Rico es mil veces más grande que Manhattan, que anualmente recibe 50 millones de turistas, generándole a Nueva York $70,000 millones -lo que produce nuestra economía completa- y casi 400,000 empleos.

¿Cómo logramos que el mundo nos conozca? A través de una estrategia de mercadeo digital –los “blogs”, los Google y los Facebook de la vida- que nos permita acceder al mercado mundial con un alcance y una rapidez que la publicidad tradicional no ha permitido. Ofrezcamos al 95% del mundo que no nos conoce, narrativas visuales, textuales y auditivas que relaten las magníficas y diversas experiencias que ofrecemos, digitalmente categorizadas y filtradas para que cada potencial visitante pueda ver nuestra oferta adaptada a su perfil de intereses. Esto es el futuro.

Vamos a alinear nuestra visión en torno a esta gran oportunidad. Trabajemos juntos por Puerto Rico para competir y ganar en las Olimpiadas de la Prosperidad.

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *