Close

by

Colaboratorio, bolsillo de ideas y soluciones desde el tercer sector

18 de marzo de 2015

por Gabriela Saker Jiménez para Noticel

 

cdb73321d700fd2383f6bb50d0235e56

En medio del debate público sobre la crisis financiera y el posible colapso del país, se erige un pulmón de esperanza en la ciudad de Santurce. Se llama el Colaboratorio.

Es un laboratorio, pero no exactamente. En este espacio, no se pasean batas blancas ni gafas de protección, no hay tubos de ensayo ni probetas, pero sí permea ese ánimo de rigurosidad y mirada minuciosa para resolver problemas.

En este caso, el objeto de estudio es Puerto Rico, y la búsqueda apunta hacia la cultura, la economía, la innovación, la transparencia gubernamental, la diáspora, el emprendimiento. Existe una intención, desde la investigación y la creación, de producir cambios reales en cada área que obstaculiza un porvenir vital para Puerto Rico.

La entidad sin fines de lucro Foundation for Puerto Rico (FPR), que aboga por la innovación y la inserción de Puerto Rico en el mundo como motor económico, formalizó ayer la apertura de un espacio del Colaboratorio, espacio de intercambio colaborativo entre varias organizaciones sin fines de lucro para experimentar y crear propuestas encaminadas el desarrollo económico, social y cultural del país.

El equipo de trabajo de FPR, liderado por su presidente y fundador Jon Borschow, eligió a ocho organizaciones a base de un proceso cuidadoso de selección debido al espacio y recursos limitados. “Son pequeñas organizaciones que tienen un alto impacto potencial para transformar a Puerto Rico y queremos llevarla a sus capacidades para maximizar su impacto”, enfatizó Borschow.

El Colaboratorio, aparte de convertirse en un espacio de ventilación de ideas y gestación de proyectos, también intenta aunar esfuerzos con organizaciones que, por su naturaleza, se les dificulta la búsqueda de los fondos necesarios para llevar a cabo sus proyectos.

Es una oficina, pero no exactamente. No se nutre de cubículos, ni se alimenta de esa atmósfera gris de gabinetes y alfombras. Es un espacio en su mayoría abierto, todos trabajan en conjunto, ambientado con obras plásticas y esculturas de artistas locales, como Sofía Maldonado y Constructo Digital, con detalles en madera puertorriqueña, con colores y exposiciones artísticas acordadas con el Museo de Arte Contemporáneo.

Aparte del área de trabajo regular, también encierra en sus 8,700 pies cuadrados tecnología de alto nivel y espacios variados destinados al “brainstorming”, trabajo en silencio, conversatorio, salones de adiestramiento, con pizarras interactivas, equipados virtualmente, y un auditorio abierto al público para realizar actividades.

Por su parte, el Centro de Investigación y Política Pública, mejor conocido como ABRE PR se une al Colaboratorio como una entidad que fomenta la trasparencia gubernamental a través de la recopilación de datos y documentos de las agencias públicas accesibles al pueblo. Además, intenta lograr que la ciudadanía ejerza su derecho a la información.

El equipo de ABRE PR, antes trabajaba de forma remota, con unos tres colaboradores escudriñando desde sus casas cientos de páginas de política pública, según contó Guarionex Izagas, joven empleado de la organización que estaba inmerso en papeles. “La dinámica es excelente, no es como una oficina cualquiera, tú llegas y es muy fácil establecer lazos con las otras (organizaciones)”, aseguró.

Izagas ocupa un escritorio frente a Inversión Cultural, un proyecto que fomenta el emprendimiento desde la cultura. De ese mirarse día a día y palabras esporádicas, surgió un enlace colaborativo en el que ABRE PR proporcionará documentación pública para fiscalizar la administración de fondos dentro del Gobierno destinados a la inversión cultural. “No notas las inversiones que uno escucha que se hacen”, apuntó.

Borschow también destacó la labor de conPRmetidos, una organización de jóvenes mileniales que estrecha un vínculo con la diáspora. También, Juntos por Puerto Rico se mantiene como una organización multisectorial y multipartidista, que busca crear un Plan de Desarrollo Económico a largo plazo para Puerto Rico.

Completan la lista de organizaciones el Salón Literario Libroamérica, que mediante su Festival de la Palabra anual se esfuerza por insertar las letras puertorriqueñas en el panorama mundial, así como PR IT Cluster que intenta convertir a Puerto Rico en líder de servicios de informática a nivel global, el Centro para Emprendedores que ofrece servicios de consultoría a pequeñas empresas, y Seriously Creative.

Durante sus primeros meses, Foundation for Puerto Rico fue sencillamente un concepto junto a una conversación sostenida. A principios del 2013, arribó el primer empleado a tiempo completo. Hoy cuenta con 14 trabajadores a tiempo completo, casi una docena de internos y decenas de voluntarios.

“Ha sido una evolución de pensamiento, una serie de epifanías, algunas compartidas con otras organizaciones. Es un proceso de aprendizaje acelerado en pro de Puerto Rico”, dijo Borschow.

Foundation for Puerto Rico se basa en dos vertientes medulares. Por un lado, intenta impulsar la economía del visitante, empuñando la noción de Puerto Rico como un destino atractivo para los viajeros, por su potencial cultural, educativo y de salud. Apuestan así a un turismo más allá de “las playas y la garita”.

“La gente viaja no solamente por recreación, sino también para mejorar su salud, para educarse, para recalibrarse como seres humanos, para inspirarse y para participar de otras culturas. Puerto Rico tiene para ofrecer una cultura auténtica, local, no solamente histórica, sino una cultura en evolución constante”, comentó.

La segunda vertiente se orienta hacia una Exportación del siglo XXI, para colocar a Puerto Rico como un exportador de bienes no solo materiales, en cuestión de manufactura y farmacéutica, sino relacionado con conocimiento, innovación, material virtual y contenido. Comentó que, históricamente, la industria local ha estado concentrada “en lo de aquí”, y “no hemos mirado hacia ese mundo más grande”.

Así el Colaboratorio, ubicado en Ciudadela, en una ramificación de la columna vertebral de Santurce, abre sus puertas al público con la visión compartida de desarrollar el potencial del país.

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *