Close

Archive for category: Damaris Ocasio

by

Espacios Compartidos

DSCN2532

Hace unos años cuando comenzamos el proceso de búsqueda de nuestras primeras oficinas nos encontramos con la oportunidad de compartir un espacio con otras dos organizaciones.  Este proceso resultó ser uno muy interesante donde no sólo compartimos un espacio de oficinas, sino que nos encontramos compartiendo ideas y colaborando intensamente en proyectos mutuos. Compartiendo espacio aprendí cuan valioso puede ser la cercanía, más allá de compartir los costos, te permitía compartir con otras personas talentosas y dedicadas.  En ese tiempo comencé a investigar sobre este concepto que, desde mi punto de vista, era nuevo, y encontré cuan equivocada estaba, pues esto ya es algo muy conocido en Estados Unidos, Canadá, Europa, América Latina, en fin, en todo el mundo.  Aquí en Puerto Rico aún no era muy común pero eso está comenzando a cambiar.

Los espacios compartidos tienen una infinidad de opciones que varían de acuerdo a la necesidad e intereses de las organizaciones que lo comparten.  Estos pueden ir desde compartir el espacio de la recepción hasta crear un concepto totalmente abierto donde las organizaciones comparten una infinidad de recursos, ideas y energía para impulsar sus metas.  Con el pasar del tiempo he encontrado que este último no sólo es el que provee mayor oportunidad para colaborar y traer mayor riqueza debido a las sinergias que se logran, sino también es el que requiere mayor esfuerzo de colaboración y unión de mentes.

Los espacios compartidos entre organizaciones sin fines de lucro se han hecho muy populares por la oportunidad que representan para compartir sus costos, a la vez que son muy poderosos en el proceso de colaboración y para escalar los proyectos a otro nivel.

Un espacio compartido debe partir de la premisa de que tenemos algo común que compartir.  Puede ser un tema de trabajo en común, una población a la que servimos, una misión en común o una combinación de estas.  Lo importante al final del día es tener claro desde el principio cuál es el objetivo que nos une.  No quiero que piensen que todo es color de rosas. Como en todo proceso donde hay dos o más, los espacios compartidos o colaborativos requieren voluntad, compromiso y hasta algo de amor :).  Es necesario aprender a colaborar en armonía y tener siempre presente la meta en común.  La colaboración requiere intención y planificación, es un ejercicio en donde todas las partes deben entender las necesidades del otro y estar dispuestos en algún momento a ceder algo por el bienestar de la colaboración, sin perder tu identidad ni la meta final.  En fin, los espacios compartidos pueden ser y son una gran herramienta para que las entidades sin fines de lucro puedan compartir recursos e ideas para un fin común.

En Fundación por Puerto Rico estamos desarrollando el primer espacio compartido totalmente abierto para entidades sin fines de lucro, que lleva por nombre El Colaboratorio.  El nombre, El Colaboratorio, combina las palabras colaboración y laboratorio porque es un espacio que será un laboratorio de ideas y acciones para transformar a Puerto Rico.  Es un espacio colaborativo donde varias organizaciones tienen la oportunidad de compartir su energía, pasión e ideas por un bien común, el desarrollo de Puerto Rico hacia el futuro.