Close

Author Archive for: admin

by

El entrenamiento de Kiva Fellows finalizó… ahora a continuar desarrollando Kiva Zip Puerto Rico

por Denisse Rodríguez Colón, Gerente de Programas Foundation for Puerto Rico

Con Premal Shah, Presidente y CEO de Kiva, frente al mapa del Caribe donde pueden observar mi tarjeta sobre Puerto Rico.

Acabo de finalizar el entrenamiento de Kiva Fellows. Fueron cinco días sumamente intensos con una sesión detrás de la otra, lleno de aprendizaje práctico y muy útil. Me voy con un entendimiento mucho más profundo de Kiva, su propósito, los miembros del equipo y un plan de ejecución para Kiva Zip Puerto Rico. Pero lo más valioso que me llevo es que ahora formo parte de la comunidad de Kiva Fellows.

Tuve la oportunidad de conversar con Premal Shah, Presidente y CEO de Kiva, sobre PR y está súper emocionado con el desarrollo de Kiva Zip en la Isla. Es una persona sumamente humilde ‘down to earth’ y contagia a todos con su pasión por la misión de Kiva.

Mis 33 compañeros son personas de 12 distintas nacionalidades con un corazón inmenso. Estas personas viajarán esta semana a distintas partes del mundo – India, Samoa, Vietnam, Kenya, entre otros – para trabajar en el campo con emprendedores sin recibir salario por cuatro meses. ¿Por qué? Porque les apasiona la misión de Kiva – facilitar oportunidades de desarrollo y empoderamiento para personas que no son servidas por las instituciones financieras tradicionales. Juan Barbed lo muestra en un vídeo que hizo para recaudar fondos cuando se preparaba para ir a El Salvador como voluntario Kiva Fellow. Me inspiró.

20150130_171844

Luego de mucho estudio, celebramos nuestra graduación como Kiva Fellows. Una de las paredes de la oficina de Kiva está forrada de mapas de cada continente del mundo.

 

pinning_collage

 

 

 

Cada uno recibimos una tarjeta con nuestra foto y nombre. Con un imán, la colocamos sobre el país que serviremos. ¡Yo, por supuesto, coloqué mi tarjeta sobre Puerto Rico!

20150130_171733

Luego de colocar la tarjeta sobre Puerto Rico, recogí mi certificado y me encontré con todo el Staff de Kiva que nos recibía a gritos y aplausos.

office_cheer

Recuerdo cuando llegué a la oficina de Kiva el lunes y ví esta pizarra en la puerta de entrada, desconocía lo que me encontraría al abrirla. Sentía un poco de nervios e incertidumbre. Hoy, Foundation for Puerto Rico forma parte de la familia de Kiva y viceversa.

facebook_14230972890821

Regreso a Puerto Rico con el corazón más grande, con más ganas que nunca de dar a conocer Kiva Zip Puerto Rico por toda la isla y a trabajar de la mano con los trustees para que nuestros emprendedores puedan accesar préstamos a 0% de interés por parte de individuos de todas partes del mundo. Puedes leer la primera parte de esta experiencia aquí.

by

Kiva Zip Puerto Rico: A punto de comenzar…

por Denisse Rodríguez, Gerente de Programas de Foundation for Puerto Rico

20150131_1920043

Hoy es lunes, 26 de enero de 2015, son las 5:30 am en San Francisco y no puedo dormir porque en Puerto Rico ya son las 9:30 am. Usualmente a esta hora hice ejercicios y estoy trabajando. Ante mi insomnio, decido escribir sobre mi experiencia durante el entrenamiento para Kiva Fellows. A las 8:30am (hora pacífico) comienzo mi entrenamiento junto a decenas de otros Kiva Fellows. En el avión estuve leyendo sus perfiles y tod@s tienen trayectorias impresionantes. Que dicha formar parte de este grupo de personas que comparten una pasión por ayudar a crear oportunidades alrededor del mundo.

Los Kiva Fellows son voluntarios que les apasiona la misión de Kiva y se ofrecen a trabajar en algún país remoto del mundo directamente con la comunidad para facilitar el crecimiento de Kiva a lo largo de un período mínimo de 16 semanas.  El programa Kiva Fellows está diseñado para incrementar el impacto de Kiva, ofrecerle a los participantes una experiencia única en la industria de las microfinanzas y proveer una oportunidad profesional de gran valor.  La posición es voluntaria y los miembros reciben una semana de adiestramiento en la sede de Kiva en San Francisco, además de acceso a la red de ex-miembros de Kiva. Los Kiva Fellows son esenciales a la organización ya que sirven como los ojos y oídos de Kiva en el campo, ayudando a extender los recursos limitados para maximizar su efecto e impacto.

Kiva es la primera plataforma en internet de micropréstamos persona a persona.  Actualmente, Kiva está en busca de individuos hábiles que puedan hacer contribuciones significativas al desarrollo económico comunitario en ciudades estadounidenses y Puerto Rico a través de la nueva iniciativa de Kiva llamada Kiva Zip.  La meta de Kiva Zip es expandir la inclusión financiera, apoyar la creación de empleos locales y aumentar la conectividad entre prestatarios y prestamistas a través del microcrédito.

Foundation for Puerto Rico está desarrollando Kiva Zip Puerto Rico junto a varios trustees. Los trustees son organizaciones que identifican emprendedores elegibles, los endosan públicamente en la plataforma para solicitar préstamos y los apoyan durante el proceso. Por nuestra parte, Foundation for Puerto Rico ha donado $10,000 para apoyar el desarrollo de Kiva Zip en Puerto Rico.

zip_stickerV2

Pero falta algo… emprendedores. Varios de nuestros trustees han identificado emprendedores que cualifican para solicitar préstamos de Kiva Zip. Sin embargo, necesitamos una persona que lleve de la mano al emprendedor y al trustee durante el proceso: asesorándolos paso a paso y contestando sus preguntas y dudas con respecto a la plataforma y la industria de las microfinanzas en general. Esto es crucial principalmente al comienzo porque nadie aún ha accesado Kiva en Puerto Rico como prestamista.

Aquí es que entran los Kiva Fellows. Aquí estoy, a punto de comenzar el primer día de entrenamiento como Kiva Fellow, en una ciudad que no había visitado y sumamente emocionada por lo que aprenderé esta semana.

by

Despertar navideño

por Jon Borschow, Presidente Foundation for Puerto Rico

Estamos atravesando la mayor crisis económica en más de medio siglo, pero seguimos confundidos y divididos sobre cómo remediarla. Nuestra confusión me recuerda la parábola de los seis sabios ciegos y el elefante. Dejándonos llevar por las limitaciones de nuestros conocimientos periciales y sectoriales o por la ceguera de nuestros intereses individuales, hemos agarrado la parte del elefante que nos concierne y nos hemos pronunciado con certeza sobre cómo es el elefante, o sea, hacia dónde Puerto Rico se tiene que dirigir.

Divididos por narrativas ideológicas, político-partidistas, sectoriales y de clase; sin vernos como una comunidad, hemos propuesto rumbos y prioridades contradictorias, mientras que la marea de la adversidad económica va subiendo y el elefante no se mueve. Por casi cuarenta años fui empresario y aprendí que para tener éxito una organización tiene que tener un rumbo y contar con el compromiso de su gente… un país también. Si no nos ponemos de acuerdo en lo que somos y hacia dónde nos tenemos que dirigir, la marea nos va a llevar pa’ lo hondo y, cuando sube la marea, sube rapidito y ya nos está llegando al cuello.

Vamos a comprometernos a dejar de pelear por las migajas del pastel local para colaborar y juntos perseguir el pastel grande que está allá afuera en el mundo. Echemos a un lado las actitudes cortoplacistas como el protagonismo y el egocentrismo, a terminar con la gansería y la jaibería, a repudiar el chanchullo y la trampa y a marginar al buscón y el aprovecha’o. Dejemos de tirarnos la puñalada y el codazo para darnos la mano y el abrazo. ¡Vamos a prosperar, no a expensas del hermano, sino añadiendo valor al mundo! Si no, dejaremos que los irlandeses, islandeses, singapurenses, colombianos y, ahora, los cubanos nos coman los dulces.

Vamos a ponernos de acuerdo, establecer prioridades y empezar a darle rumbo certero a nuestro elefante colectivo uniéndonos alrededor de una sola visión de Puerto Rico -como un destino para el mundo- y perseguirla con todo nuestro afán. Pongámonos como meta convertirnos en el centro geográfico, aéreo, comercial, tecnológico, educativo y diplomático, en un eje de intercambio, bilingüe y bicultural, para las Américas y para el mundo.

Seamos un destino donde las empresas más dinámicas y los empresarios innovadores más talentosos en el mundo se ubiquen y, hombro a hombro con los nuestros, produzcamos y exportemos desde nuestra Isla a nuestra región y al mundo entero productos que son valiosos en el siglo XXI.

Seamos un destino para que todo tipo de visitante venga a vacacionar, mejorar su salud, educarse, invernar y veranear. Que disfruten de una experiencia auténtica con nuestra música, arte y cultura, gastronomía y nuestros paisajes.

Vamos a eliminar de nuestra mente la noción de que la economía del visitante es una parte menos importante de nuestra economía. Representa más de $4,000 millones de ingresos directos y 50,000 empleos. Es la única parte de nuestra economía que está creciendo y su impacto indirecto e inferido más que duplica su valor. Todo esto lo logramos con alrededor de dos millones de visitantes y nuestros aeropuertos y puertos marítimos pueden acomodar muchos millones más. No es irrealista aspirar a $20,000 millones y más de 100,000 empleos. Si logramos la mitad, acabamos con la recesión.

Para tomar un nuevo rumbo, necesitamos iluminar el nuevo camino con mucha luz, la luz de la verdad compartida, de la solidaridad de ideales y la honestidad de intenciones. Vamos a aprovechar esta época navideña para comprometernos con nosotros mismos a juntarnos en visión y pensamiento, a arriesgar y sacrificar algo de lo nuestro individual para juntos crear algo de valor para el mundo y, así, un Puerto Rico futuro lleno de oportunidad para todos.

Vamos a romper con narrativas arcaicas que nos dividen. Persigamos nuestra oportunidad en el mundo trabajando juntos por Puerto Rico. El momento es ahora y la prioridad es alta. ¡Atrevámonos a aprovecharlo y unámonos a echar a andar nuestro poderoso elefante colaborativo!

by

Un nuevo modelo de espacio compartido

Por Maricarmen Reguero, Especial para Construcción

Fundación por Puerto Rico (FPR) ha trazado un nuevo modelo de espacio compartido que se desarrollará en Ciudadela en Santurce. El fundador y presidente de la Junta de Directores de la FPR, JonBorschow, y el fundador y principal oficial ejecutivo de Putnam Bridge Funding, Nicholas Prouty, firmaron un acuerdo de arrendamiento por 10 años que permitirá dar vida a este espacio.


“Este espacio se convertirá en un nuevo modelo de colaboración para organizaciones y empresas, ya que está diseñado para ser un espacio abierto, centrado en la colaboración”.

Estas instalaciones, aledañas a la Calle Antonsantti, cuentan con aproximadamente 7,800 pies cuadrados, los cuales serán habilitados por la Fundación, quienes a su vez lo compartirán con otras organizaciones sin fines de lucro. Actualmente, la Fundación comparte espacio con Grupo Guayacán, Inc. y conPRmetidos en las oficinas de la firma de CPA HLB Parissi. Fundación por Puerto Rico, Grupo Guayacán y conPRmetidos son parte de una nueva ola de empresas sociales que están modelando una cultura de colaboración enfocada en el desarrollo económico y social del país.

“Este espacio se convertirá en un nuevo modelo de colaboración para organizaciones y empresas, ya que está diseñado para ser un espacio abierto, centrado en la colaboración. El espacio no contará con divisiones mayores, por lo que todos tendremos la oportunidad de trabajar en equipo, sin importar a que organización pertenecemos. Estamos muy agradecidos con Ciudadela por habernos abierto las puertas para que podamos tener este magnífico espacio donde todos de alguna manera estamos trabajando hacia la transformación de Puerto Rico”, expresó Borschow.

Fundación por Puerto Rico ha invitado a participar de este espacio a otras organizaciones sin fines de lucro que tienen visiones similares y promueve la transformación de la Isla mediante iniciativas que fomentan la inserción en la economía global, como lo son las exportaciones del Siglo 21 y la economía del visitante.

Según Damaris Ocasio Nieves, “chief operations officer” de la Fundación por Puerto Rico, “la transformación económica de un país no es un tema reciente. Por años, países como Colombia, Chile, Singapur, Ecuador y Panamá han trabajado rigurosamente para lograr gran impacto económico y son reconocidos mundialmente. Este es el momento para que Puerto Rico también se transforme”.

Según Ocasio Nieves, Fundación por Puerto Rico pretende ser un catalítico en esa transformación del desarrollo económico en la Isla para que se convierta en un competidor importante en la economía global. Para ello cuentan con estrategias como fomentar la internalización de Puerto Rico, transformar la mentalidad colectiva, brindar ayuda a los distintos sectores, especialmente a los pequeños y medianos empresarios; así como compartir los espacios de trabajo y fomentar la sinergía de talento y experiencia entre todo el equipo de trabajo que comparte este espacio creativo.

La ejecutiva de la FPR explicó que la Fundación está trabajando en varias iniciativas importantes que incluyen, entre otras: promover las exportaciones y la economía de los visitantes como una forma de lograr la sostenibilidad económica; así como animar a que cada individuo en la Isla conozca dónde están las oportunidades de desarrollo y cómo ellos pueden contribuir a maximizarlas.

“Estamos convencidos de que el principal activo de Puerto Rico es su gente, por lo tanto es esencial que proveamos a nuestro capital humano con las habilidades necesarias para el éxito en la economía global. Además, es necesario desarrollar un sistema educativo de vanguardia que este alineado con el modelo que queremos para Puerto Rico. Entendemos que los sectores privados y sin fines de lucro deben ser los impulsores del desarrollo económico y que el gobierno debe servir como facilitador. También creemos que el uso de tasas contributivas preferenciales, la creación de incentivos y de otros subsidios gubernamentales deben estar alineados con las estrategias de desarrollo económico del país, enfocándonos en las áreas de mayor impacto socioeconómico con objetivos y criterios transparentes, resultados medibles y el retorno de la inversión”, afirmó Ocasio.

“Esperamos que este espacio agrupe unas 70 personas a tiempo completo. A la vez, hemos contemplado la visita de personas, tanto de Puerto Rico, como del extranjero a manera de que vean lo que estamos haciendo y de poder ejemplificar el potencial de este modelo”, sostuvo la oficial de FPR.

Este proyecto creará cerca de 35 empleos durante la etapa de construcción y aproximadamente cinco empleos adicionales al momento de su apertura.

No obstante, la mayor aportación de la Fundación se centra en la participación que está teniendo con la comunidad santurcina mucho antes de que se materialice su mudanza a Ciudadela en Santurce.

Fundación por Puerto Rico ha impulsado, en unión a múltiples organizaciones, una iniciativa llamada “Imagine Santurce”. Este esfuerzo promueve encuentros comunitarios donde participan residentes, trabajadores, comerciantes y visitantes de Santurce para compartir su visión y proyectos con el fin de impulsar un renacer de este principal centro urbano de Puerto Rico; concertando acciones colectivas que adelanten esta nueva visión.

Fundación por Puerto Rico contempla que la mudanza a Ciudadela se lleve a cabo entre agosto y octubre de este año y compartirán el espacio con unas seis organizaciones con las cuales han estado colaborando y que tienen su mismo grado de compromiso tanto con Santurce como con Puerto Rico. Las organizaciones interesadas en obtener más información pueden llamar a Fundación por Puerto Rico al 787-773-1100.

by

Imaginándonos cómo somos

por Jon Borschow, Presidente Foundation for Puerto Rico

Un reciente domingo me excusé de una salida familiar al cine para caminar por la calle Cerra y observar y participar de “Santurce es ley”, un evento cultural auténticamente puertorriqueño. Esta agregación de arte, gastronomía y música atrajo puertorriqueños de todo nivel económico a uno de los barrios más pobres y maltrechos de Santurce. Literalmente, se retomaron las calles típicamente demarcadas por puntos de drogas, hospitalillos y aceras-dormitorio, para actividades sanas donde padres, hijos y abuelos se animaban ante la riqueza de experiencias a disfrutar. El desfile de bicicletas transformadas en arte multimedia, las alcapurrias calentitas bajando a la calle desde el balcón de un segundo piso en baldes plásticos por medio de una polea y una soga para ser consumidas por parejas jóvenes vestidas de estilos individualistas que competían con los bicicleteros. El consumo de alcohol fue accesorio al consumo cultural y artístico, y no al revés.

Como observador, me dediqué a escuchar algunas conversaciones y a provocar otras. Descubrí que entre la multitud puertorriqueña habían gente que, hablando inglés, discutía cómo habían tenido la suerte de llegar a participar de esta experiencia. Le pregunté a uno de los galeristas cómo promovían que los que visitaban Puerto Rico pudieran llegar adonde ellos y me explicaron que se esforzaban en establecer relaciones con algunos de los taxistas para así lograrlo.

Me puse a pensar y a imaginar cómo sería este evento si se unieran a nuestra multitud miles de visitantes de todos los lugares del mundo para participar de esta experiencia. Que hubiera tantas personas interesadas en participar de una experiencia auténtica puertorriqueña que este evento continuara como una instalación tan permanente como nuestros Museos de Arte, nuestro Conservatorio y nuestro Centro de Bellas Artes. Que todas las noches hubiera obras teatrales en el Ambassador y el Matienzo y que la Ponce de León fuera la sede de hoteles y restaurantes frecuentados por gente que hablase español con diversos acentos, portugués, italiano y francés y, por qué no, mandarín, japonés, ruso y, desde luego, inglés.

Imaginemos a un millón de visitantes adicionales que llegasen anualmente a Puerto Rico y todos ellos interesados en participar en todas las dimensiones de nuestra experiencia auténtica: la experiencia de “Santurce es ley”, la de la calle Loíza y la de Casa Blanca en la calle Tapia. Que viviesen la experiencia de Piñones, la del Caño Martín Peña, la de Puente Blanco en Cataño, la de Toro Verde, la del Museo de Arte de Ponce y de La Guancha, la de la Hacienda Buena Vista, las de Rincón, Joyuda, Fajardo, Maricao y de Toro Negro.

Todo esto encadenando y transformando las vidas de esos barrios como lo hizo durante un fin de semana un pequeño festival en la calle Cerra en Santurce.

by

Imaginándonos como nos vieron

El-festival-de-la-Palabra-de-Puerto-Rico-reunira-a-40-escritorios-de-todo-el-mundo

En Japón, la tradición de las artes y la cultura es tan importante que las figuras artísticas y literarias de más distinción se elevan al nivel de “tesoro nacional”, una designación que permite que estos seres excepcionales puedan concentrar sus energías en su obra. En Puerto Rico, nuestros “tesoros nacionales” han tenido que enfrentar los tiempos que nos azotan con su propia iniciativa y capacidades de innovación; a veces con resultados extraordinarios.

Durante una semana llena de noticias de cierres y pérdidas de empleos, el Festival de la Palabra, producto de la mente fértil y energía ilimitada de un tesoro nacional, la talentosa autora Mayra Santos Febres, convergió en el Viejo San Juan la flor literaria de Iberoamérica. Este extraordinario evento atrajo a miles de visitantes al Paseo de la Princesa, el Arsenal de la Marina en la Puntilla y al Teatro Tapia con más de noventa eventos -lecturas, encuentros, presentaciones, charlas magistrales, debates, conversaciones, declamaciones, diálogos, paneles de discusión, premiaciones e interludios musicales. La ambición, profundidad y organización del evento parecían más allá de lo que se considera posible en Puerto Rico.

En esa joya internacional histórica y arquitectónica que es el Viejo San Juan, tuve la oportunidad, junto a miles de puertorriqueños de todos los sectores sociales, de participar de diálogos con autores, poetas e intelectuales argentinos, brasileros, chilenos, uruguayos, colombianos, peruanos, dominicanos, haitianos, guadalupenses, cubanos, guatemaltecos, nicaragüenses, mexicanos, catalanes, madrileños, gallegos, navarrenses, zaragozanos y mallorquines, portugueses, alemanes, franceses y hasta de la Guinea Ecuatorial.

Estos visitantes no se limitaron a sus participaciones en el Viejo San Juan, sino que recorrieron la Isla entera en un proceso orquestado, llegando a nuestros pueblos, participando en decenas de eventos en nuestras escuelas, conversando con nuestros jóvenes (nuestro futuro caudal) y exponiéndolos a ese Mundo Grande que por una semana cupo en Puerto Rico. Ahora estos poetas y autores, estrellas de la palabra, regresan a sus países nativos con sus corazones y memorias llenos de entusiasmo por la belleza de su experiencia y por el encanto auténtico de un pueblo.

Este intercambio nos eleva ante los ojos del mundo, desmantelando estereotipos nocivos que se han creado en el vacío de nuestra ausencia presencial en un mundo que apenas conocemos y que apenas nos conoce. Es en ese gran mundo en la periferia de nuestro consciente que yace nuestra futura oportunidad. Un Puerto Rico como destino internacional, como eje de intercambio multilingüe y multicultural, como centro de una economía integral y solidaria, basada en la innovación y el conocimiento. En las calles de San Juan y las montañas de Maricao, en el caño de Martín Peña y el cañaveral donde la guajana es flor y símbolo, en el tejido cultural e intelectual de nuestra Isla, está nuestro futuro éxito.

El Festival de la Palabra se tiene que salir de la periferia de nuestro consciente. Tiene que dejar de ser la visión y proyecto de una mujer extraordinaria y su equipo de trabajo incansable para convertirse en modelo de desarrollo y prioridad para todo puertorriqueño.

El próximo festival y, en todos los eventos que celebren la diversidad cultural e intelectual, tenemos que trabajar juntos -gobiernos y comunidades, empresas sociales y capitales, grandes y pequeñas- para asegurar que se desborden de peregrinos culturales nuestros hoteles y hostales; que nuestros aeropuertos se llenen de vuelos, regulares y fletados llegando de todas partes del mundo con visitantes que vienen a recorrer nuestras calles, nuestras montañas, nuestros pueblos y a conocer nuestra alma. ¡Así vinieron y nos vieron y así como nos vieron, nos tenemos que imaginar!

 

by

Finding My Purpose

gisellegisellefinding-your-purpose

por Giselle Nevares, Gerente de Programas en FPR

During my “Meaning of Life” years I often asked myself: “What is my purpose in life and how can I work on something really meaningful where I feel fulfilled?” Since I graduated from college, I have worked at a bank, an auditing firm, a real estate company, even at a plastic surgeons office (that was crazy!!)… Not to say that I haven’t appreciated working in these past organizations, some were very enjoyable jobs, others were horrendous, and I felt like stuck in a bottomless pit without any hope of getting out. I have, however, never enjoyed anything more than working at Foundation for Puerto Rico.

Here are the reasons why:

1. It’s not a money making machine where you are just a number stuck working for “The man”.
2. I get to be part of a greater cause, a movement focused on Puerto Rico’s future, which is great because this generates positive energy.
3. My fellow coworkers are all about collaboration and teamwork, which is how it should be… everywhere, always!
4. I am given the leeway of gravitating towards different projects where my strengths are better suited for.
Right about now you are thinking: “How can I find something meaningful for myself?”

This WILL happen, IF you try looking for new things that are not of the status quo.

Find out more info about nonprofit organizations in P.R. You never know if they are looking for someone who fits your exact skillset. Take continuous education seminars. Learn new things so you have a better chance to find something better & greater. Volunteer at a nonprofit organization. You never know the connections you can make and the opportunities that can arise from volunteering. Start saving up money so you can start a business. Be your own boss!

gisellegiselle

by

¡Por qué SÍ PODEMOS insertarnos en la economía global!

por Francisco Rivera, iImpact Intern REAP Program

Ya son casi ocho meses desde que comencé mí internado en FPR. ¡WOW, que rápido pasa el tiempo! Recuerdo ese día como si fuera ayer, estaba súper emocionado de comenzar una experiencia completamente nueva, la cual representaba el comienzo de mi desarrollo como persona y como profesional. Desde ese primer día, la frase: “Insertar a Puerto Rico en la economía global” se ha convertido en parte de mi vocabulario diario, frase que aunque había escuchado antes no había tenido la oportunidad de analizarla más a fondo.

Entonces, comencé a trabajar en el proyecto, REAP o Regional Entrepreneurship Acceleration Program, el cual busca acelerar el desarrollo económico de Puerto Rico mediante el empresarismo guiado por la innovación como motor para lograr ese objetivo. Fue a partir de aquí, cuando comencé a envolverme más en la visión de la Fundación y pude entender mejor lo que significaba esa famosa frase. Estando expuesto a todos estos temas, empecé a darme cuenta que realmente contamos con todos los activos necesarios para lograr insertarnos en el mundo. En el caso específico del proyecto REAP, he podido ver que contamos con una grandísima comunidad de empresarios con ideas y productos innovadores, que van desde: aplicaciones que buscan medir el rendimiento deportivo, empresarios que desarrollan nuevas tecnologías/alternativas para fomentar la agricultura hasta jóvenes entre las edades de 16-18 años que han trabajado la idea de desarrollar una aplicación móvil que busca facilitar el proceso de buscar estacionamiento, entre muchas otras cosas más.

Además de laborar en el área de empresarismo, he podido participar en eventos culturales completamente diferentes como: el Festival de la Calle Loíza, un festival único y diferente, donde te podías cortar el pelo y cambiarte el look, comprar artesanías hechas de materiales reciclables, comprar en tiendas donde puedes intercambiar tu ropa usada que no se piensa usar más por otra pieza de ropa y lo que más me llamó la atención, la activa participación de una organización llamada BasuraCero, la cual logró incentivar una cultura de reciclaje durante el evento. Además está el desarrollo de un sinnúmero de proyectos interesantes y diferentes que están pasando alrededor de Puerto Rico como: CinemaParadiso en la Calle Loíza, el proyecto del Estuario de San Juan, el proyecto del Caño Martin Peña y muchos otros, los cuales en mi opinión, demuestran que los puertorriqueños se están dando cuenta que es hora de hacer las cosas diferentes y que tenemos que explotar todo aquello que nos hace únicos, para lograr poner a Puerto Rico antes los ojos del mundo.

En fin, considero que Sĺ PODEMOS y estamos listos para insertarnos en la economía global, solo tenemos que unir todas esas cosas que están pasando y buscar las formas de demostrarlas a un mundo que tiene sed de Puerto Rico.

¡Boricua unámonos, y demostremos al mundo que Puerto Rico lo hace mejor!

by

Aquí (Puerto Rico) me quedo

por Yinet Ocasio, Directora de Efectividad Organizacional de FPR

Empecé a trabajar en Foundation for Puerto Rico hace apenas unas semanas… y que par de semanas. Con frecuencia leo sobre los miles de puertorriqueños que brincan el charco en busca de oportunidades, mejores trabajos, mejor educación para sus hijos, en fin, lo que ellos mismos llaman un futuro mejor. No solo eso, sino que hasta hay ferias de empleo para abonar a la fuga de talento o seminarios sobre como relocalizarte con éxito…  y tengo que confesar que hasta hace unos meses yo era uno de esos muchos. Lo que nunca, yo que siempre había dicho que yo era de aquí como el coquí, me sorprendí un día buscando en LinkedIn trabajo fuera de Puerto Rico y pensando que si quería un cambio tenía que irme de aquí.

En mi cabeza escuchaba el eco de mi voz diciendo tengo que hacer algo pero no sabía qué… y sucumbí a la salida fácil, abandonar el barco. ¿Cómo llegué ahí? La negatividad y el pesimismo de la gente, el esperar una solución mágica y la desilusión de ver que nada cambiaba; ¿quién podrá ayudarnos?, y el Chapulín colorado nunca llegaba. Así que me drené y me quité, imagino que eso le pasa a muchos. Muchos que se rinden y pocos que luchan.

Entonces conocí el trabajo que hace la Fundación y entendí que sí hay algo que yo podía hacer. De momento encontré de nuevo ese positivismo que siempre me caracterizó y descubrí como yo puedo contribuir para mejorar a Puerto Rico. Yo sí puedo ayudar a que se creen más empleos, sí puedo apoyar a mejorar la calidad de vida de todos los que vivimos en Puerto Rico y, no solo eso, sino que también puedo traer de vuelta a los que un día se cansaron y embarcaron.  Puedo ayudar a transformar mentalidades, puedo construir camino, puedo impulsar el cambio que anhelaba. Ya no tengo que irme… todo lo que quiero está aquí, mi futuro es Puerto Rico.

Ahora quiero enfocarme en hacer, no solo pensar. En luchar, no en esperar. Trabajar junto a mis compañer@s para promover la economía del visitante, proveer acceso a capital, atraer turismo cultural y educativo, revitalizar Santurce (ese es solo el comienzo), hacer a Puerto Rico más accesible y vinculado con el mundo, conectar a todos los residentes de Puerto Rico con lo que la Isla tiene para ofrecer sin importar su nacionalidad. Vivir con la colaboración como principio vital, inspirar a otros y visualizar ese futuro que está aquí al alcance de nuestras manos… solo tenemos que trabajarlo.

Ya no me rindo, ya no me voy.  Ahora me uno a los que luchan porque sé que SI hay algo que hacer, porque quiero apoyar a Puerto Rico, maximizar nuestro potencial, ser parte del cambio, porque yo puedo contribuir. Y si yo puedo, todos podemos…Yo aquí me quedo, porque SÍ.

 

by

The Office

aziria

Comencé a trabajar para la Fundación por Puerto Rico el 16 de junio de 2014. Anteriormente había estado trabajando por mi cuenta, desde mi casa. En mis otras experiencias laborales nunca había trabajado en un espacio de oficina. Esto quiere decir, que además de iniciarme en proyectos de trabajo diferentes, iba a estar trabajando en un ambiente laboral completamente nuevo para mí.

Pasé de trabajar en pijamas, a tener que vestirme casual-elegante. Como la experiencia era relativamente nueva para mí, en mi primer día hice una inspección. La evaluación que realicé fue estructural. “¡Mira, hay cubículos! ¡Que emoción!”, me dije a mi misma. Además, vi que habían pinturas gigantes por todos lados y que habían dos cuartos de conferencia. Para mi suerte, no paso mucho tiempo de tener que utilizar uno de los salones y me percaté que tenían sillas de cuero bien empresariales, como las que te encuentras en un “evil lair”.

Recuerdo que cuando fui a mi primer “staff metting” todo el mundo estaba sentado en el “evil lair hablando de los innumerables proyectos que tenía la fundación: que si “In The Know Lecture Series”, que si “REAP”, que si “Imagine Santurce”… ¡Wow! Estaba recibiendo cambios por un tubo y siete llaves: sillas nuevas, gente nueva y proyectos nuevos.

Con el pasar del tiempo todo se convirtió en cotidianeidad: ya no me quedo mirando tanto las pinturas, no me gustan para nada los cubículos, no me emociono porque me tengo que poner una camisa de vestir, pero aún me siguen gustando las sillas de cuero. Como parte de este proceso de acoplamiento, hice muchas amistades y además mejoré las que ya tenía.

Por coincidencia, unas semanas luego de comenzar a trabajar en Fundación por Puerto Rico comencé a ver la serie The Office. Les aclaro que no la empecé a ver por qué era la primera vez que trabajaba en una oficina, simplemente fue Netflix (que conoce mejor mi vida que yo) que la sugirió. The Office es programa estilo “mockumentary que narra las vidas de las personas en una oficina al estilo de un “reality show. La compañía para la que trabajan todos los personajes se llama Dundder Mifflin y la división de la oficina se encuentra en Scraton, Pennsylvania. Teniendo en consideración que la serie es una comedia, las situaciones presentadas en el programa rayan en lo absurdo. Sin embargo, comencé a darme cuenta que habían personalidades que se repetían en La Oficina de la Fundación por Puerto Rico. Siempre está el personaje serio, el que se toma todo como si estuviéramos en estado de emergencia, el alma de la fiesta y la persona que siempre está en “zen” y llena de paz. Me sorprendí a mí misma pensando que cada uno podía ser un personaje de la serie.

Sin embargo, hay una sola cosa que no puedo comparar entre The Office y la oficina de la Fundación por Puerto Rico. Trabajar para la fundación no es nada como trabajar para Dudder Mifflin. Es que hay algo en esta fundación, que nos hace ser familia y no podríamos funcionar los unos sin los otros. Hay un ambiente de creatividad, sueños e innovación que hace que desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde no se sienta como trabajo pesado y eso es algo que The Office, jamás podrá replicar. Esta experiencia, con sus altas y sus bajas, ha logrado que ponga el despertador y guíe a la Oficina para saber si voy a escuchar las historias de Annie, si voy a escuchar a Francisco y Adamarie riéndose, a Karla cantando y a Martha y a Arvelo en sus continuos debates. Esta Oficina es mi “sitcom”, mi “mockumentary”, el lugar en el que más he disfrutado trabajar.

by

Kiva Zip en Puerto Rico

por Martha Concepción, iCHANGE intern Economía del Visitante

Trabajar este verano en Foundation for Puerto Rico fue una experiencia totalmente diferente de la que esperaba.  ‘Diferente’ resulta ser muy positivo. He tenido la oportunidad de formar parte de proyectos innovadores que tienen un gran potencial de cambiar el panorama social y económico de Puerto Rico.  De estos, mi favorito definitivamente es la iniciativa que conecta a microempresarios puertorriqueños con la plataforma Kiva.

Las plataformas de crowdfunding están de moda pero Kiva le da un giro diferente. En vez de hacer donativos, Kiva facilita micropréstamos a pequeños empresarios, sin intereses y sin considerar el crédito. En vez de evaluar el crédito, Kiva toma en consideración el carácter, la reputación y la confianza que se tiene a una persona como criterio para otorgarle un préstamo.  Un trustee endosa la credibilidad del prestatario llenando un perfil que describe brevemente al prestatario y la relación que lleva con este. El proceso es uno exitoso: el 99% de los préstamos son repagados.

Mientras tanto, el sistema bancario tradicional rechaza 8,000 solicitudes de préstamos al día… ¡Al día!  De 25 millones de empresarios, solo 25 mil préstamos se aprueban. La misión de Kiva es facilitar el acceso a capital para el pequeño empresario que usualmente no calificaría para un préstamo.  A la vez, la plataforma permite reducir los costos que usualmente se relacionan con el proceso de solicitar un préstamo.  Kiva propone una alternativa humana de financiamiento para el micro y pequeño empresario.

Cuando primero descubrí Kiva, experimenté prestando $5 a una señora en California que buscaba comprar un equipo de cocina para su negocio de comida coreana.  Tan pronto finalicé la transacción, se me hinchó el pecho de orgullo.  Un gesto tan sencillo bastó para sentirme conectada a esta señora, que no conozco, y sus esfuerzos para salir adelante.  Me da mucha satisfacción saber que soy parte de su historia.  ¿Por qué no hay esto en Puerto Rico?  ¿Cuán emocionante sería poner mi granito de arena para ayudar un empresario en mi país?  Imagínalo: prestar $25 dólares a los chicos que intentan comenzar un kiosquito de piraguas y maví en El Viejo San Juan y luego saborear una de sus ricas piraguas sabiendo que fuiste parte de su éxito.  Luego, ellos repagan los $25 que podrías volver a prestar, quizás a la señora que necesita comprar materiales para su negocio de prendas.

Foundation for Puerto Rico está trabajando diligentemente para que Kiva sea accesible a microempresarios en Puerto Rico. Como facilitador, la fundación está buscando los primeros trustees que ayudarán a impulsar el crecimiento de Kiva en la isla. Cualquier entidad, como incubadoras, programas de micro financiamiento, iglesias o hasta empresarios pueden servir como trustees, endosando el carácter y la capacidad de repago del prestatario.  Ojo a todo aquel que cuente con la autoridad de endosar a otro: un trustee hace la diferencia con tan solo dar su palabra y Kiva no puede funcionar sin ellos.  Iniciativas como esta son hermosas y fomentan una cultura de colaboración a escala internacional. Foundation for Puerto Rico trabaja por el desarrollo de iniciativas como esta.

by

¡Hey tú! Existimos y trabajamos por Puerto Rico

Adamarie Laboy, iCHANGE intern, Comunicaciones

ABC’s de las comunicaciones y cómo aportar a la transformación

Según un artículo publicado en The Economist, a diario nos enfrentamos con aproximadamente 3,000 mensajes publicitarios de compañías con excelente identidad y reconocimiento, como las Coca-Colas, Microsofts y Apples del mundo. ¿Cómo hacer que una organización sin fines de lucro –que apenas tiene presencia mediática– tenga un espacio para captar la atención de un público y a la misma vez, educarlos sobre las ideas y proyectos de la misma? ¿Cómo tan siquiera comenzar?

¿Qué te hace ser tan única que su presencia merece ser vociferada más allá del 100×35 y unir esfuerzos para continuar la causa?

A fin de cuentas, para que una organización subsista se necesita una estrategia de comunicación extraordinaria. ¿Por qué? Porque se necesita preguntar y contestar lo siguiente: (a) ¿Cómo queremos que nos conozcan? y (b) ¿Por qué nuestro trabajo es relevante? Esta estrategia debe provocar que más personas se interesen por lo que hacemos y, mejor todavía, que quieran AYUDAR a cumplir nuestro objetivo.

En Foundation for Puerto Rico, tal como en todas las organizaciones sin fines de lucro, existe una misión por cumplir. El reto primordial es dejarle saber a su público que existimos, que trabajamos por una meta específica y que la gente puede ser parte de. ¡Sí, es cierto, TODOS podemos ser comunicadores y hacer eco de lo que hace la organización!

Ustedes, que día tras día aportan un poco más en transformar a Puerto Rico, son los comunicadores por excelencia de lo que Puerto Rico es capaz de lograr y son nuestra estrategia de comunicación perfecta. Ustedes son nuestros portavoces y fomentan a que otras personas crean que sí es posible mejorar nuestra crisis económica. Somos más que la reputación “degradada” por las casas acreditadoras y somos todos los relacionistas que ayudarán a cambiar esa percepción. Foundation for Puerto Rico confía en que existen personas innovadoras y con ellas lograremos tener ese impacto, ese wake-up call que tenemos que brindar lo más pronto posible al resto de las personas que no confían que esto se puede mejorar. Pero tal como ocurre en las comunicaciones, el poder del word of mouth nunca caducará y poco a poco sabrán que aquí hay potencial.

by

In the Know

por Jessica Shub, iCHANGE intern

The first time doing anything is daunting. Walking in to your first job is no exception. So many thoughts and feelings were running through my mind at that moment, I could hardly place them all.

Was I excited? Probably.

Was I absolutely terrified? Definitely.

Upon my arrival, I tried to take part in (or at least look interested in) the conversation going on between the other interns. Though relegating myself to the corner of the room, basically hiding behind the plant in reception, didn’t help my cause. I couldn’t help but feel the fear inside me gnawing away at my confidence.

However, I soon learned how unnecessary all that fear was. Amazingly, once I mustered up the courage to actually sit down and talk to another intern, I realized that, while I may have taken the prize for nervous wreck, I wasn’t the only one here for the first time. And even if I was, no one at the Foundation was “out to get the newbie.” Beyond welcoming and tremendously kind, it is not at all surprising that I immediately liked all my coworkers. Better yet, after actually speaking to a few of them, I finally realized that nobody really cared how young or inexperienced I was. We were all here to learn and grow and do our part to help the Foundation, and I was no exception. This job, as with anything else in life, is what you make it. It was up to me to meet people and get involved. Nobody else was going to do it for me.

And with that in mind, I put on my big girl pants and got to work. My boss briefed me on our project and I was immediately hooked. In the Know: Puerto Rico Guide is a cultural immersion programfor Puerto Rico’s new residents; particularly those who have come to the island because of the tax incentives. The project’s main goal is to make important and useful information on many aspects of living in Puerto Rico readily available and accessible to the new residents. By focusing on such topics as Puerto Rican culture, the health, education and political systems, the nonprofit sector, and the economic climate, we hope to engage these new residents with organizations and individuals that are working for the transformation of Puerto Rico.

In the Know: Puerto Rico Guide constantly pushes me to do more, to learn more, to be better, and to work smarter. Throughout my time working with the project, I am regularly reminded that there is always room for improvement and that collaborations should always be welcome. Luckily, Foundation for Puerto Rico is made up of so many intelligent, hard-working, and dedicated individuals, it is never hard to find someone willing to lend and hand or share ideas. This collaborative mentality is exactly why I love working at Foundation for Puerto Rico so much. Whether by example or by instruction, I have learned so much from everyone at the office, and for that I will be forever grateful.

by

A Karla no le gusta el fútlbol: “La experiencia de la FIFA en Foundation”

por Karla Torres, iCHANGE Intern Turismo Educativo

Imagínense, sé tan poco del fútbol que tuve que pedirle a mi compañera intern que se apiadara de mi y se mantuviera a mi lado para ayudarme hacer correcciones mientras escribía esto. Empezando porque para escribir la primera oración de este post, tuve que preguntarle como se escribía el asunto: football, soccer y, por fin, fútbol.

15 de junio de 2014: Apenas una semana formal en la oficina y me toca compartir la hora de almuerzo sabiendo que se asomaba el mundial. Las redes sociales estaban inundadas de una euforia que para mí no tenía sentido alguno. En serio, ¿por qué el fútbol? ¡Si aquí la gente apenas sabe que los Islanders existen!

Cuando mencioné que no me gustaba el fútbol, las caras de las muchachas parecían un Tetris en plena pérdida de juego… algo así como en estado de descomposición. Todo apuntaba a que ese sería el tema del verano, por lo que luego de tantos años de un odio sin rumbo, decidí ser “colaborativa” y entusiasmarme por los juegos. En cuestión de minutos, estaba al borde de ser una groupie del mundial. Las fans de Menudo podían tomar nota sobre mis reacciones.

En ese momento, mis esfuerzos por mostrarme en la oficina como una persona seria colapsaron por completo. Lo importante ahora no era no gritar, sino tratar de no gritar tan alto. Cuando vi los fans en el estadio tan apasionados por la Copa, supuse que si los cambios sociales lucharan mediante partidos de fútbol, habría una esperanza segura de revolución.

Luego de dos semanas, ya no era groupie y ascendí a ser analista de deportes. Hasta yo me creía que sabía de lo que estaba hablando… casi un asunto de metamorfosis. Desde ese momento, un vínculo de compañerismo se desató en la oficina instantáneamente. Mi compañera intern se asomaba en mi cubículo para decirme quien iba ganando y nos compartíamos el link del juego para mantenernos al día mientras trabajábamos. Un silencio sepulcral podía ser interrumpido con un “¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!” que salía de la cocina cuando algún equipo fallaba un gol. Y para demostrar el grado de colaboración en la oficina, todos saliamos de los cubículos en ese momento para dar apoyo moral.

De momento, todas las cualidades que la fundación exalta habían sido impactadas por un efecto de traducción. Ochoa se había convertido en el ejemplo máximo de capital humano y el partido entre Brasil y Chile, el último giro de la innovación social y los tutorials de pasillo sobre “¿qué es un penal?, en la cúspide de la colaboración.
El mundial, sin duda alguna, ha sido el eslabón de confianza que, no solo ha unificado esfuerzos, sino que ha ayudado a la fluidez del trabajo. El nivel de confianza que se desenlaza dialogando sobre un partido nutre la armonía de trabajo al momento de pedir ayuda, hacer preguntas e incluso brinda seguridad al discutir alguna idea nueva. Cada momento que se logra solidificar una colaboración nueva, Foundation for Puerto Rico acierta un gol.
“El mundo es grande y cabe en Puerto Rico” y a esto añado “El fútbol lo es todo y todo conduce a Foundation for Puerto Rico”.

by

Bajo amenaza la competitividad y conectividad aérea de Puerto Rico

por Christian Arvelo, iChange Intern – Economía del visitante

Imagen 1132

En el tiempo que llevo colaborando para Foundation for Puerto Rico, he visto de cerca como la organización tiene como propósito descubrir, vincular y dar rienda suelta al potencial de Puerto Rico como un participante activo en la economía global. Para esto, es crucial fomentar la internacionalización a través de las exportaciones Siglo 21 y la economía del visitante. Creo firmemente en que nuestra localización geográfica estratégica se presta para convertirnos en un eje de tránsito natural para el tráfico aéreo comercial y entendemos que Puerto Rico puede y debe convertirse en un puente económico y turístico para el Caribe y América Latina; esto es realizable solo si contamos con conexiones aéreas eficientes.

En la actualidad, nuestro Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín recibe unos 8.4 millones de pasajeros anualmente. De hecho, se espera que para el 2019, esa cantidad llegue a 10 millones. Sin embargo, el aeropuerto tiene capacidad para 16 millones de pasajeros anuales. Si pudiésemos lograr cuadriplicar la cantidad de turistas que pasan por nuestro aeropuerto, estaríamos atrayendo capital nuevo a circular en nuestra economía. Cada día, estamos apostando más a la economía del visitante como un vehículo de desarrollo económico.

Sin embargo, este avance se está viendo amenazado con la radicación del Proyecto del Senado 1132. La medida legislativa tiene como objetivo enmendar el inciso (g) de la Sección 3020.06 de la Ley 1-2011, según enmendada, conocida como “Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico” a los fines de aumentar el arbitrio de gasolina de aviación y de cualquier otro producto combustible para uso o consumo en la propulsión de vehículos de transportación aérea que sea destinado a consumirse en viajes por aire entre Puerto Rico y otros lugares o en viajes por aire dentro de los límites territoriales de Puerto Rico de dos (2) a tres (3) centavos por galón.

Es preocupante la posibilidad de que se apruebe esta pieza legislativa y que la misma sea convertida en Ley. La llegada de Lufthansa, Avianca y la ampliación de Jet Blue son algunos avances de cómo Puerto Rico ha buscado maneras de ser más competitivo y apoyar la economía del visitante como una propuesta sostenible de desarrollo socio-económico. En la medida que se apruebe el Proyecto del Senado 1132, perdemos terreno ante nuestros competidores – entre ellos República Dominicana, Panamá y Fort Lauderdale.

Para que tengan una idea, cada centavo que se le aumente al costo del combustible para vehículos de transportación aérea representa un gasto de $180 millones a la industria de las aerolíneas, la cual opera con márgenes de ganancia bien reducidos. De aumentarse el costo del combustible, efecto que se vería reflejado con la aprobación de esta medida, esto se convertiría en disuasivo para que más aerolíneas lleguen a Puerto Rico y/o expandan sus operaciones en la isla. Por tales razones, entendemos que el Proyecto del Senado 1132 y el Proyecto de la Cámara 2005 (versión de la Cámara de Representantes) no deben ser aprobados. Para que la economía de Puerto Rico pueda crecer, debemos asumir una visión, perspectivas y destrezas globales. Es muy importante para Puerto Rico insertarnos en el mercado global y, para esto, debemos atraer agresivamente más rutas aéreas, no menos.

by

¿Cuál sería el impacto de visas tipo H-1B en Puerto Rico?

Por Denisse Rodríguez Colón, Gerente de Programas de FPR

Recientemente leí el artículo “H-1B visa limits hamper U.S. economy, study finds” sobre el impacto negativo en la economía de los Estados Unidos de limitar el número de visas tipo H-1B que son emitidas. Fundación por Puerto Rico ha identificado este tipo de visa como una herramienta útil en los esfuerzos por desarrollar las empresas basadas en la innovación y la economía del conocimiento.

El programa de visado H-1B permite a compañías estadounidenses contratar extranjeros en áreas que requieren un alto nivel de especialidad como, por ejemplo: biotecnología, química, arquitectura, ingeniería, matemáticas, ciencias físicas, ciencias sociales, medicina y salud, educación, derecho y contabilidad, entre otros.

El artículo presenta los resultados de un estudio, co-escrito por el profesor de economía Giovanni Peri de la Universidad de California Davis y financiado por Partnership for a New American Economy, que examinó como limitar el número de visas tipo H-1B en el 2007 y 2008 afectó el crecimiento de empleos en varias regiones de los Estados Unidos.

Por años, la industria de tecnología ha intentado aumentar el límite de 85,000 visas tipo H-1B argumentando que hay una falta de residentes con destrezas altamente cualificadas en tecnología para llenar plazas disponibles. No obstante, los críticos en contra de este tipo de visa argumentan que las empresas de tecnología prefieren contratar a extranjeros pues se les paga menos que a los locales.

Los autores del estudio concluyeron que el contratar a menos empleados extranjeros limitó la cantidad de empleados locales que las empresas hubiesen podido contratar. Por ejemplo, en San Francisco se dejaron de crear 4,219 empleos en tecnología para estadounidenses como resultado de denegar solicitudes de visas H-1B durante ese mismo periodo.

¿Por qué? Pues alegadamente, la contribución de los empleados extranjeros a la producción y por consiguiente, al crecimiento de la empresa, resulta en la necesidad de más empleados locales para sostener dicho crecimiento.

A nivel nacional, el estudio encontró que al denegar estas visas durante el periodo de tiempo mencionado, se dejaron de crear un total de 231,224 empleos para ciudadanos americanos en la industria de tecnología.

Puerto Rico tiene todo el potencial de convertirse en un eje de tecnología e innovación importante en la región. Para esto, el capital humano es sumamente crucial. Tenemos una gran fortaleza y es que contamos con instituciones educativas de alto calibre en investigación, desarrollo e innovación. Sin embargo, competimos con empresas fuera de Puerto Rico al momento de retener el talento que producen dichas instituciones.

Por lo tanto, en la medida en que Puerto Rico atraiga a personas altamente cualificadas en áreas de investigación, tecnología e innovación, impulsamos crecimiento económico, se crean más y mejores empleos para los residentes de Puerto Rico y nos insertamos en la altamente competitiva economía global.

¿Qué opinas de las visas tipo H-1B como herramienta para cerrar la brecha entre la disponibilidad de posiciones para talento altamente cualificado y la falta de personas para llenar dichas posiciones?

 

by

“Queremos ser padres”

por Mary Ann Dávila (Voluntaria)

Una pareja joven de estadounidenses Christina y Jason desean mejorar su calidad de vida y tener la oportunidad de realizar el más anhelado sueño, tener un hijo. Christina, de 29 años, llevaba varios meses intentando quedar embarazada sin lograrlo.  Después de varias consultas con sus médicos, supo que estaba diagnosticada con endometriosis y dialogó con sus médicos sobre posibles tratamientos (medicamentos para el dolor y terapias hormonales). Éstos le recomendaron realizarse una cirugía para aumentar las posibilidades de embarazo, comenzaron los tratamientos y eventualmente tuvo que someterse a una intervención quirúrgica. Luego de la cirugía, intentó quedar embarazada nuevamente sin éxito. A pesar de esta mala noticia, Christina y Jason no se desanimaron.

Comenzaron a buscar opciones sobre tratamientos de fertilidad en Estados Unidos. El costo del tratamiento es muy alto y, por esta razón, se le haría muy difícil lograr su sueño en su propio país. Una amiga de la familia les aconsejó que buscaran opciones para realizar el tratamiento en otro país porque leyó en el periódico que Latinoamérica y Asia son destinos populares para realizar tratamientos médicos a precios accesibles. Christina y Jason, comenzaron su búsqueda y encontraron un intermediario de servicios médicos con proveedores en todo el mundo. Uno de los lugares recomendados es una clínica especializada en tratamiento de fertilidad con sucursales en Costa Rica y Panamá. Luego de hablar con las compañías de servicios médicos y conocer más sobre ambos destinos, deciden ir a Panamá. Varios amigos y compañeros de trabajo le hablaron muy bien de este país centroamericano, especialmente por su auge en turismo médico; también pensaron tomar unos días de vacaciones para relajarse y conocer el país.

Varios meses pasaron y llegó el día más esperado; el día para tomar el avión con destino a Panamá. Después de largas horas de vuelo, llegaron a la Ciudad de Panamá. Al siguiente día, visitaron el centro de medicina reproductiva y conocieron a sus doctores y equipo de trabajo. Comenzaron el tratamiento de fertilidad in vitro. Cuando no estaban en la clínica, la pareja fue a conocer los atractivos turísticos de la Ciudad. Hicieron un recorrido por Panamá Viejo, el Casco Antiguo, el Canal y su centro de visitantes, la Cinta Costera, la Calzada de Amador, entre otros lugares. También vieron bailes folclóricos en un restaurante muy concurrido y admiraron la naturaleza en los parques. Al cabo de unas semanas en Panamá, los doctores terminaron el tratamiento y era hora de regresar a casa y su rutina de vida.  Llegaron a Estados Unidos y esperaron varias semanas para saber los resultados del tratamiento. Christina visitó un laboratorio para realizar una prueba de embarazo de sangre. Jason y Christina buscaron los resultados de la prueba y deciden ir a un parque cercano para abrir el sobre.   Christina abre el sobre y lee el resultado: ¡Positivo! La pareja se abraza y comienzan a llorar de la felicidad. Su sueño más anhelado se va a hacer realidad en nueve meses: van a ser padres.

Queremos que Puerto Rico sea un destino de turismo médico de clase mundial. Nos caracterizamos por ser hospitalarios, tenemos facilidades médicas certificadas por el “Joint Commission”, contamos con profesionales altamente cualificados y la industria turística dispuesta a servir a los visitantes. Historias como esta pueden ser replicadas en Puerto Rico. ¿Qué iniciativas podemos llevar a cabo para lograr esta meta?

Read More

¿Quién se anima?
by

¿Quién se anima?

By: Isaac Cazorla (Voluntario)

En marzo de 2012, mientras elaborábamos el manual del empleado de una empresa recién fundada, nos detuvimos en un punto particular que discutimos ampliamente: los días feriados que la empresa iba a asumir.  Decidimos innovar todo lo posible y, entre otras ideas algo descabelladas y risueñas, decidimos incluir en el calendario anual algunos días pagados por la empresa que no tuvieran relación con el beneficio directo de la misma.  Uno de ellos, bajo el nombre de “Trabajo comunitario” tenía el fin de que los empleados tuvieran un día pagado por la empresa para hacer un trabajo voluntario en su comunidad.  El lugar podía ser cualquiera, de la elección del empleado y el único requisito era avisar con tiempo; así podíamos ayudarle con la coordinación, si así el empleado lo deseara.  Luego de dos años, en mayo del 2014, me informan que ni uno solo de los empleados ha solicitado ese día pagado para trabajar por su comunidad.

Algo pasa con el voluntariado.  Aún es muy poco extendido.  Hay miles de voluntarios en la Isla, pero hay cientos de miles de personas con múltiples capacidades y conocimientos que pueden ser ofrecidos en los espacios en los que hacen falta esas capacidades y esos conocimientos.

No estoy seguro aún de qué es lo que pasa y, aunque tengo sospechas que nacen de las urgencias que todos enfrentamos día a día, no puedo afirmar qué nos detiene.  ¿Serán los espacios del voluntariado?  Preguntando a algunas personas y buscando en Internet sobre los campos en los que se puede ser voluntario hemos encontrado una realidad aplastante: En la mayoría de los casos el voluntariado en Puerto Rico (y en el mundo) está orientado a subsanar algunas urgencias que activan nuestra caridad: personas en abandono, con discapacidad, en indigencia, en riesgo, en proceso de reinserción, víctimas de violencia, etc.  Ciertamente, hay mucho por hacer en todos esos campos y la acción es urgente.

Sin embargo hay campos de acción a los que no nos dirigimos como voluntarios: desarrollo económico, cambio cultural, política, instrucción cívica, desarrollo empresarial, internacionalización, innovación, investigación, etc.  Me pregunto, ¿cuál es la diferencia entre el primer grupo y el segundo? Ambos son urgentes para subsanar las carencias de nuestra sociedad.

Tal vez, en el primer grupo vemos el rostro de quien está ante una necesidad.  En el segundo grupo ese rostro se desdibuja, sin embargo en el desarrollo del país está el futuro de nuestro propio rostro como colectividad.  Me pregunto si nos hemos percatado bien de que el voluntariado puede ser aplicado a todas las actividades humanas, comenzando por aquello que le da sentido a nuestro tiempo.

Tal vez sea un buen momento para cambiar de paradigma: complementar las acciones caritativas con una visión que nos incluya a todos.  Que prevenga y reduzca las terribles situaciones en las que se encuentran muchas personas.  Desarrollemos un voluntariado para la prevención y para el mejoramiento.  Seamos voluntarios de nuestro futuro, con todas nuestras habilidades sobre la mesa, para afirmar la tierra sobre la que se construirá la sociedad de nuestros hijos.

 

¿Quién desea ser voluntario para el desarrollo de Puerto Rico?

  fpr voluntario parte de atras jpeg

Isaac Cazorla es consultor de innovación y desarrollo con experiencia en e-learning y producción multimedia, digitalización de fuentes históricas,  investigación académica y cambio organizacional. Posee un bachillerato en Historia de la Universidad Católica en Lima y un grado de maestría en Educación  y Multimedios de la Universitat Autónoma de Barcelona, España.

by

Visualizando la Economía del Visitante

Un video de 120 segundos con imágenes de varios pueblos de la isla se ha regado como pólvora en las redes sociales. El vídeo fue creado por Mike Maekelburger, Andrew Braun, Kelsey Koszman, Amy Mantyka y Chris Miller de Play Creative Media, durante su visita a la isla. Play Creative Media es una firma en la provincia de Saskatchewan en Canada dedicada a la producción de videos para clientes.

Celebramos estás maravillosas imágenes que nos ayudan a visualizar el potencial de la economía del visitante. La economía del visitante es una propuesta de desarrollo socioeconómico sostenible para Puerto Rico que apalanca nuestros activos – localización geográfica estratégica, clima, capital humano, riqueza cultural y natural, empresas locales, instituciones educativas, entre otros – para generar nuevas oportunidades y encadenamientos.

by

Archaic Law Holds Puerto Rico Back

Hello everyone! So nice of you to check out our blog. This is my first post, but I look forward to writing many more. My name is Josh Olmsted and I am the Development Associate for FPR. I moved here last fall with my wife and two kids. My background is in nonprofit management and fundraising and I feel incredibly lucky to have obtained a position in my field that I am passionate about.

Puerto Rico is fascinating to me for many reasons, but from a professional standpoint, I see so many opportunities for nonprofit organizations to help turn this island around. Nonprofits serve valuable societal roles; education, providing goods and services, meeting the needs of the underserved, supporting local culture and environment, enhancing accountability and transparency of government entities…the list goes on and on.

As a fundraiser I obviously have a keen interest in how nonprofit organizations are not only able to survive, but thrive. Every year ~$300 billion of private contributions are given to charities in the US and roughly $24 billion of that is given via charitable bequests. http://www.nptrust.org/philanthropic-resources/charitable-giving-statistics/

A charitable bequest is when a person leaves a gift to a nonprofit organization in their will. This gift can be in the form of personal property such as real estate, stock, a cash gift, life insurance policies, and even annuities that can provide guaranteed financial income for donors for the rest of their lives.  With so many types of bequests and seeing the impact they can make, I knew it was important to work them into FPR’s long term plan for sustainable success.

So I was pretty surprised to find out that Puerto Rico still operates a forced heirship law. Forced heirship is when descendants are entitled to a portion of the deceased’s estate, regardless of whether or not there is a will, even if it is against the deceased’s wishes!

The negative impact of this law is far reaching and will continue to grow as the nonprofit sector evolves in Puerto Rico. Let’s put aside the monetary loss to nonprofits for a second by forcing estates to go to people against a donor’s wishes. I’ve spoken with several people who have contemplated leaving the island altogether because they want to be able to designate their estates how they wish. The complexity of the law may even discourage others from creating a will altogether. The long term effect will mean a significant loss of support for nonprofit organizations in Puerto Rico during a critical time of growth for the sector.

There are some groups (including the Association for Fundraising Professionals) aware of the adverse effects of forced heirship who are working to introduce legislation to abolish it. Hopefully this work will pay dividends and the citizens of Puerto Rico will be able to designate their wills as they see fit. In the meantime, if you would like more information on how this law could potentially affect your will, make sure to contact a qualified lawyer so your estate is distributed according to your wishes.

by

¿Cómo podemos integrar la cultura en la experiencia del visitante?

El turismo es un activo viable para el desarrollo económico sostenible, ya que proporciona beneficios sociales, culturales y económicos para los residentes de un país. Mejora la calidad de vida de la comunidad, ofrece una experiencia de alta calidad para los visitantes y protege el medio ambiente  (McIntyre 1993). Para alcanzar el desarrollo sostenible turístico, es fundamental tener en cuenta los valores culturales de la comunidad. La cultura es uno de los atractivos más importantes que tiene un país y es parte del producto general turístico.

Según un estudio sobre las opiniones de los residentes hacia el turismo y el mercadeo del destino de Puerto Rico (Dávila Rodríguez, 2011), hay varias razones para integrar mejor elementos de la cultura puertorriqueña, y por lo tanto el turismo cultural y de patrimonio en la experiencia del visitante en Puerto Rico:

• Existe una tendencia mundial hacia un turismo sostenible que se centre más en la cultura del país anfitrión.

• Puerto Rico es un destino turístico maduro, con una historia turística de más de 60 años que necesita ser revitalizado.

• Existe la necesidad de una planificación de actividades que tienen como objetivo prevenir el deterioro del destino.

• Debemos adaptarnos a las tendencias del turismo y diversificar la propuesta de valor de productos y servicios turísticos.

• El turismo debe contribuir más a la economía de Puerto Rico.

• Necesitamos un cambio en el énfasis sobreexplotado del turismo de playa a una experiencia turística inclusiva y cohesionada que promueva otros tipos de turismo como el turismo cultural y de patrimonio. Los residentes de Puerto Rico apoyan estos tipos de turismo incluyendo la inmersión cultural como parte de nuestra oferta turística.

• La experiencia del visitante es radicalmente más memorable cuando se sumerge en la cultura del país anfitrión.

• Nuestra cultura es un atractivo muy valioso y una ventaja competitiva frente a otros destinos enfocados en el turismo de playa en Latinoamérica y el Caribe.

• El turismo cultural provee el mecanismo perfecto para promover otras regiones de Puerto Rico, enriqueciendo así la experiencia de los visitantes más allá del área metropolitana. También provee beneficios económicos gracias a la participación de todo Puerto Rico en la economía del visitante.

Hawaii ofrece un buen caso de estudio para el reto de la integración de la cultura del país anfitrión en la industria turística. Hawaii es uno de los destinos más famosos en el mundo. Al igual que Puerto Rico, este destino se enfoca principalmente en el turismo de playa. A través de los años, la industria turística y el gobierno de Hawaii han tenido el reto de incrementar los esfuerzos para reintegrar la cultura hawaiana en la experiencia general del visitante con el fin de mantenerse al día con la tendencia mundial del turismo sostenible.

Con este objetivo en mente, la Autoridad de Turismo de Hawaii creó el Consejo Asesor del Programa Cultural de Hawaii (HCPAC en inglés) en enero de 2004 para representar a las organizaciones interesadas en la comunidad de Hawaii, como representantes de la industria turística, profesionales del sector cultural y representantes de cada condado. La iniciativa de la cultura hawaiana es una de las nueve iniciativas en el Plan Estratégico del Turismo 2005-2015. La “Native Hawaiian Hospitality Association” es la organización a cargo de esta iniciativa y su objetivo es honrar y perpetuar la cultura y la comunidad hawaiana. Algunas de las iniciativas de la organización son las siguientes:

• Fortalecer las relaciones entre la industria turística y la comunidad hawaiana.

• Proveer oportunidades para la industria turística y organizaciones culturales de Hawaii para trabajar juntos en favor de la cultura y de las comunidades de Hawaii.

• Proporcionar educación y adiestramientos sobre la cultura nativa de Hawaii y los asuntos relacionados  para las personas que trabajan en la industria turística.

• Desarrollar letreros  y material interpretativo en los dos idiomas oficiales Hawaiano e inglés para añadir credibilidad a la lengua materna, mientras  educan a los visitantes y residentes.

• Diseñar programas educativos para los visitantes y residentes que informen y expongan a la lengua autentica hawaiana, la cultura, los valores y la hospitalidad.

• Desarrollar el Programa de Eventos Especiales (festivales anuales).

Para lograr el objetivo de la integración de nuestra cultura en la economía del visitante, el gobierno de Puerto Rico, la industria turística y el sector cultural tienen que crear una alianza establecida para promover el destino, crear paquetes turísticos que incluyen una variedad de experiencias culturales y catalizar vínculos entre sectores en todo Puerto Rico.

Nos gustaría saber su opinión. ¿Cuáles iniciativas podemos crear para integrar mejor las experiencias culturales a la economía de visitante con el fin de mejorar la experiencia del visitante en Puerto Rico?

Mary Ann Dávila Rodríguez es una profesional de la industria turística y hotelera especializada en mercadeo, ventas y educación con más de 7 años de experiencia laboral. Posee una maestría en Ciencias de Recreación, Parques y Turismo (Desarrollo de Recursos Turísticos y Mercadeo) de la Texas A&M University en College Station y un bachillerato en Cultura Turística de la Universidad de Puerto Rico en Carolina.

by

How can we integrate culture into the tourism experience?

Image

Tourism is a viable asset for sustainable economic development because it provides social, cultural, and economic benefits for local communities. It improves the quality of life of the host community, provides a high quality experience for visitors, and protects the environment (McIntyre 1993). To achieve sustainable tourism development, it is essential to take into account the cultural assets of the host community. Culture is one of the most important assets that a country has and it is part of the overall tourism product.

According to a study about resident’s attitudes toward tourism and destination marketing in Puerto Rico (Dávila Rodríguez, 2011), there are many reasons to integrate more elements of the Puerto Rican culture and therefore cultural/heritage tourism into the overall tourism experience in Puerto Rico:

  • There is a global trend toward sustainable tourism that focuses more on the host country’s culture.
  • Puerto Rico is a mature tourist destination with a tourism history of over 60 years that needs to be re-invigorated.
  • There is a need for planning activities that aim to prevent destination deterioration.
  • We should adapt to tourism trends and diversify the value proposition of tourism products and services.
  • Tourism should contribute more to Puerto Rico’s economic base.
  • We need a shift in the emphasis on the over exploited sun, sand and sea destination to an inclusive and cohesive tourism experience that promotes other types of tourism like cultural/heritage tourism.  Residents of Puerto Rico fully support including cultural immersion as part of our offers to tourists.
  • The visitor’s experience is radically more memorable when immersed in the host’s culture.
  • Our culture is an invaluable asset and a competitive advantage over other sun, sand and sea destinations in Latin America and the Caribbean.
  • Cultural tourism provides the perfect mechanism to promote other regions of Puerto Rico, thus enriching the visitor experience beyond the metro area. Not to mention the economic benefits of involving all of Puerto Rico in the visitor economy.

The island destination of Hawaii provides a good case study for the challenge of integrating the host country culture into the tourism industry. Hawaii is among one of the most famous island destinations in the world. Like Puerto Rico, this destination is mostly focused on sun, sand, and sea tourism. Over the years, the tourism industry and the government of Hawaii have had the challenge of increasing efforts to reintegrate Hawaiian culture in the overall visitor experience in order to keep up with the global sustainable tourism trend.

With this objective in mind, the Hawaiian Tourism Authority created the Hawaiian Cultural Program Advisory Council (HCPAC) in January 2004 to represent key stakeholders within the Hawaiian community, such as visitor industry representatives, cultural practitioners and each county representative. The Hawaiian Culture initiative is one of nine initiatives in the Hawaii Tourism Strategic Plan 2005-2015. The Native Hawaiian Hospitality Association is the lead organization for this initiative and its goal is to honor and perpetuate the Hawaiian culture and community. Several of the organization’s initiatives are to:

  • Strengthen the relationships between the visitor industry and the Hawaiian community.
  • Provide opportunities for the visitor industry and Native Hawaiian organizations to partner together in support of Hawaiian culture and communities.
  • Provide collaborative education and training about the Native Hawaiian culture and related issues for individuals working in the visitor industry.
  • Develop interpretive and other signage in two “official” languages – Hawaiian and English – to add credibility to the native language while educating visitors and residents.
  • Design educational programs for visitors and residents that inform and expose them to authentic Hawaiian language, culture, values, and hospitality.
  • Develop the Native Hawaiian Signature Events Program (annual festivals).

To achieve the goal of integrating our culture into the visitor economy, the Puerto Rican government, the tourism industry and the cultural sector need to create a cohesive partnership set to promote the destination, create tourism packages that include a variety of cultural experiences and catalyze linkages across sectors in all of Puerto Rico.

We would like to hear from you. What initiatives can we create to better integrate our cultural assets and activities into the visitor economy in order to improve the visitor experience in Puerto Rico?

 

Read More

by

Roundtable Discussions, President’s Task Force on Puerto Rico

wh

I had visited the White House before as part of a tour, but this time was different. I was there to participate in the Roundtable Discussions for the President´s Task Force on Puerto Rico´s Status (Task Force) in representation of Foundation for Puerto Rico. The Task Force was created in 2000. On October 30, 2009, President Obama signed Executive Order 13517, which directed the Task Force to maintain its focus on the status question, but expanded its responsibilities to include recommendations on policies to promote job creation, education, health care, clean energy, and economic development on the Island. While local government officials had participated in previous meetings with Task Force members, this was the first meeting since inception where representatives from other sectors were invited.

There were three separate Roundtable Discussions focused on subjects of critical importance to the socioeconomic development of Puerto Rico:

  • Making Puerto Rico Open for Business
  • Economic Competitiveness and the Knowledge-Based Economy
  • Energy and Innovation.

Foundation for Puerto Rico is actively collaborating with the Task Force in economic development undertakings and we were invited to participate as part of the non-profit/civic society sector of the island.

As I entered the room, I saw many familiar faces of different sectors both from Puerto Rico and elsewhere.

The day began with an impressive presentation on the current status of Puerto Rico’s youth by Eduardo Carrero, President of Boys & Girls Clubs of Puerto Rico. I could see many members of the audience sharing my surprise when we learned the alarming facts. For example, did you know that 57% of all youth in Puerto Rico live in poverty? Eduardo masterfully linked the economic prosperity of Puerto Rico with engaging our youth at all levels in innovative ways.

With this framework, we went to our chosen roundtables where we were asked to provide insight and ideas on how to improve the respective areas and specifically express ways in which the federal government can be a facilitator to make those ideas happen.

I chose Economic Competitiveness and the Knowledge-Based Economy.  This roundtable was moderated by Mr. Johan Uvin, Principal Deputy and Assistant Secretary for Career, Technical, and Adult Education at the Department of Education, and Mr. Antonio Medina, Executive Director of the Puerto Rico Industrial Development Corporation. The participants were key in shaping the discussions and at the end, there were some interesting conclusions about this important issue.

In the first place, there was no representation from the K-12 public education system at this event. It’s urgent that we include representation from the local public education system in these conversations, this system is the epicenter of our knowledge based economy and it needs to be shaken up. We all agreed that the curriculum needs to be strengthened by improving the quality and capacity of STEM courses because we need more talent in these areas. We need to spark the entrepreneurship spirit in our youth. Those that choose not to be entrepreneurs must be employable. These goals can be achieved only through partnerships between the public, private, and academic sectors. It’s important to highlight that this does not necessarily mean spending more money to fix the problem, it´s about focusing on quality, not quantity. If we create a long term vision for our economic development, we should start educating now with that vision in mind. If we are able to align the economic development vision for year 2025 with higher education and K-12 education, we will move forward.

The Boys & Girls Club made a good point in that the education system will take too long to change and we must act now by maximizing the after-school programs. We learned, for example, about a fab lab that the Boys & Girls Club is building in partnership with Infotech Aerospace Services at the B&G Club in Isabela. This is a model that can be scaled around the island.

Many other interesting ideas were discussed, like for example, enabling access for our local technology firms to technology federal contracting processes, developing in a comprehensive manner an entrepreneurial ecosystem, the need for access to capital (namely risk capital) to support entrepreneurship, becoming a hub for green technology and the need to develop institutional technology transfers, among other interesting ideas.

We learned from Rocío Pérez that there are only nine registered patent lawyers in the Island. This is alarming because intellectual property is a crucial component for developing a knowledge-based economy. This is a clear example of the importance of synching economic development with the education system.

We also learned what the IT Cluster is doing directly from its Executive Director, Alberto Cordero of e3 Consulting, and a member of its Board, Christian González of Wovenware. They have looked into a special program named Hub Zone, whereas an area declared as a Hub Zone would have priority for federal contracting opportunities. This is something we could pursue in collaboration to assure success.

A White House official recommended that we simply demand better education. This is easy to say but hard to do, if not practically impossible. Our reply was clear and to the point, let’s do this together! There are a number of areas where federal expertise and intermediation would be highly strategic in creating change in our local education system. Shifts in curriculum to promote innovation and entrepreneurship, creation of effective after-school programs, and leveraging access to federal funding for nonprofit organizations, are just some examples.

After the roundtable discussions, we went back to the plenary room where the roundtable moderators debriefed their respective takeaways.

The Making PR Open for Business Roundtable concluded for example, that there is great opportunity in improving the business permitting process, increasing contracting with the federal government, getting US businesses to locate in PR, enabling local companies to expand beyond Puerto Rico and improving connectivity with the world by increasing air traffic flow through Puerto Rico and creating an in-transit lounge for international to international flights.

The roundtable discussing Energy and Innovation concluded that there is an urgent need of reducing energy costs and that this alone could impact the economy greatly.

The White House Task Force officials were pleased with the outcome and expressed their commitment to keep these conversations going. Most importantly, there was a clear call to action for all participants – we all have a role that we can execute right now with our own networks, resources and passion.

One of the most valuable experiences I had at this event was being able to network with an impressive group of people from multiple sectors that are very committed to accelerating the transformation of Puerto Rico. We shared the initiatives we are each undertaking, best practices and lessons learned. I am happy to say that great opportunities for collaboration were sparked. At Foundation for Puerto Rico, collaboration is in our DNA and I’m excited to see that we are not the only ones. I look forward to working with this incredibly passionate group to promote initiatives for economic development in Puerto Rico. We’ll keep you posted!

by

Espacios Compartidos

DSCN2532

Hace unos años cuando comenzamos el proceso de búsqueda de nuestras primeras oficinas nos encontramos con la oportunidad de compartir un espacio con otras dos organizaciones.  Este proceso resultó ser uno muy interesante donde no sólo compartimos un espacio de oficinas, sino que nos encontramos compartiendo ideas y colaborando intensamente en proyectos mutuos. Compartiendo espacio aprendí cuan valioso puede ser la cercanía, más allá de compartir los costos, te permitía compartir con otras personas talentosas y dedicadas.  En ese tiempo comencé a investigar sobre este concepto que, desde mi punto de vista, era nuevo, y encontré cuan equivocada estaba, pues esto ya es algo muy conocido en Estados Unidos, Canadá, Europa, América Latina, en fin, en todo el mundo.  Aquí en Puerto Rico aún no era muy común pero eso está comenzando a cambiar.

Los espacios compartidos tienen una infinidad de opciones que varían de acuerdo a la necesidad e intereses de las organizaciones que lo comparten.  Estos pueden ir desde compartir el espacio de la recepción hasta crear un concepto totalmente abierto donde las organizaciones comparten una infinidad de recursos, ideas y energía para impulsar sus metas.  Con el pasar del tiempo he encontrado que este último no sólo es el que provee mayor oportunidad para colaborar y traer mayor riqueza debido a las sinergias que se logran, sino también es el que requiere mayor esfuerzo de colaboración y unión de mentes.

Los espacios compartidos entre organizaciones sin fines de lucro se han hecho muy populares por la oportunidad que representan para compartir sus costos, a la vez que son muy poderosos en el proceso de colaboración y para escalar los proyectos a otro nivel.

Un espacio compartido debe partir de la premisa de que tenemos algo común que compartir.  Puede ser un tema de trabajo en común, una población a la que servimos, una misión en común o una combinación de estas.  Lo importante al final del día es tener claro desde el principio cuál es el objetivo que nos une.  No quiero que piensen que todo es color de rosas. Como en todo proceso donde hay dos o más, los espacios compartidos o colaborativos requieren voluntad, compromiso y hasta algo de amor :).  Es necesario aprender a colaborar en armonía y tener siempre presente la meta en común.  La colaboración requiere intención y planificación, es un ejercicio en donde todas las partes deben entender las necesidades del otro y estar dispuestos en algún momento a ceder algo por el bienestar de la colaboración, sin perder tu identidad ni la meta final.  En fin, los espacios compartidos pueden ser y son una gran herramienta para que las entidades sin fines de lucro puedan compartir recursos e ideas para un fin común.

En Fundación por Puerto Rico estamos desarrollando el primer espacio compartido totalmente abierto para entidades sin fines de lucro, que lleva por nombre El Colaboratorio.  El nombre, El Colaboratorio, combina las palabras colaboración y laboratorio porque es un espacio que será un laboratorio de ideas y acciones para transformar a Puerto Rico.  Es un espacio colaborativo donde varias organizaciones tienen la oportunidad de compartir su energía, pasión e ideas por un bien común, el desarrollo de Puerto Rico hacia el futuro.

by

Impresiones del Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica 2014

Abriendo Caminos para el Progreso Compartido” fue el tema del Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica celebrado del 1 al 3 de abril de 2014 en la ciudad de Panamá, donde se reunieron más de 600 líderes del sector privado, gobierno y sociedad civil.

Este evento tuvo el propósito de reunir a dichos líderes de países hermanos y proveer el espacio para reflexionar sobre los esfuerzos de Latinoamérica para impulsar su crecimiento económico, innovar para resolver la problemática de inclusión socioeconómica, promover un ambiente sostenible y modernizar la infraestructura económica e institucional.

Foto Núm1

Marisol Argueta de Barillas, Directora Senior Latinoamérica, World Economic Forum USA; Ricardo Martinelli, Presidente de Panamá; Kamla Persad-Bissessar, Primer Ministro de Trinidad y Tobago; Laura Chinchilla, Presidenta de Costa Rica; y Otto Perez Molina, Presidente de Guatemala en el Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica en Ciudad de Panamá 2014.

Durante tres días, los participantes del evento tuvimos acceso a un sinnúmero de sesiones sobre temas diversos, interconectados con el tema principal.  El calibre de los panelistas es impresionante y las preguntas de la audiencia enriquecen las discusiones.

En los pasillos ocurre la magia – reuniones bilaterales que surgen orgánicamente entre líderes y que resultan en negociaciones y acuerdos o conversaciones casuales con líderes que admiras (o quizás que no admiras).  El ambiente de respeto y apertura se presta para que todos estén dispuestos a conversar contigo sobre los temas que te preocupan.

Esta fue mi primera experiencia asistiendo a un evento del Foro Económico Mundial, evento al cual fui en representación de Global Shapers San Juan Hub y de Foundation for Puerto Rico (FPR).  Mi selección para participar se basó en los proyectos que impulso en FPR, mi trayectoria y potencial profesional y mi compromiso para impactar positivamente a Puerto Rico.

Las iniciativas de FPR tienen el propósito de transformar a Puerto Rico para insertarnos en la economía global a través de las exportaciones Siglo 21 y la economía del visitante.  Para transformar algo, tenemos que hacer las cosas de manera diferente.  Para nosotros, esto significa colaborar con todos los sectores en pro de un fin común y repensar nuestra propuesta de valor al mundo para agrandar el pastel que por décadas hemos seguido picando en pedazos cada vez más pequeños; pues el mismo se sigue encogiendo.

Tres Puertorriqueñas en el Foro

Denisse Rodríguez Colón, Andrea Pérez Homar y Georgie Benardete, las tres puertorriqueñas en el evento del Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica en Panamá.

Fui una de 49 Global Shapers de las regiones de Latinoamérica y el Caribe y una de dos puertorriqueñas.  La comunidad de Global Shapers es una iniciativa del Foro Económico Mundial compuesta por jóvenes de 20 a 30 años que son líderes excepcionales en sus respectivos campos profesionales y que tienen el potencial y deseo de impactar positivamente sus comunidades.  El Foro Económico Mundial creó esta red y también la plataforma para sentarnos en la mesa de discusión y negociación, ofrecer nuestra perspectiva y nutrir los resultados.  Al final del día, somos los millenials quienes tenemos que vivir con las consecuencias de esas decisiones.

Denisse Rodríguez Colón, Gerente de Programas, Foundation for Puerto Rico y Global Shaper con Ricardo Martinelli, Presidente de Panamá.

Denisse Rodríguez Colón, Gerente de Programas de Foundation for Puerto Rico y Global Shaper, con Ricardo Martinelli, Presidente de Panamá.

Las puertorriqueñas participamos activamente del evento.  Fui invitada a moderar una sesión con el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.  Andrea Pérez Homar, fundadora de Silent Grace Foundation y Global Shaper del San Juan Hub, fue invitada a presentar su propuesta de salud pública sostenible como parte de un panel que incluía, entre otras personas, al Vice Presidente Ejecutivo de Nestlé y al Ministro de Salud de Panamá.  Además, Georgie Benardete, Founding Curator del Global Shapers San Juan Hub, Young Global Leader y también miembro de la Junta de Directores del Grupo Guayacán, formó parte del panel en la sesión “Towards a New Climate and Development Agenda”.

Pude presenciar cómo el Foro Económico Mundial es fiel a su slogan – “Committed to Improving the State of the World” – y regresé con aún más energías para impulsar las iniciativas que llevamos a cabo en Foundation for Puerto Rico para insertar a Puerto Rico en el mercado global, internacionalizar a nuestras empresas basadas en la innovación y desarrollar una economía del visitante vibrante y robusta.